Cada municipio debe tener un registro de sus árboles y de las condiciones en las que estos se encuentran, indicó el gerente general de Tierra Viva

Los árboles en las ciudades venezolanas no están en las mejores condiciones, y por ende, los ciudadanos nos vemos afectados, indicó este miércoles el biólogo Alejandro Luy, gerente general de la Fundación Tierra Viva.

Ha continuado el uso de árboles para cocinar con leña, alertó. Incluso, se sospecha que por ese motivo se han cortado árboles en el área metropolitana de Caracas, porque sino no habría justificación para las talas. En los últimos meses se ha desatado la tala de árboles en Caracas, insistió.

No vemos políticas urbanas que incorporen al árbol, y las ciudades que tienen zonas arboladas es por iniciativas que se tomaron hace 50 años, razonó.

Cuando se sembraron los árboles en las ciudades la presión urbana no era tan grande, y ahora las ciudades crecen pensando en el humano y no en el entorno, los árboles quedaron constreñidos en el cemento y sin espacio, explicó el biólogo. También los árboles se han ido enfermando.

Para ganar espacio se envenenan árboles, se tumban árboles, detalló.

Como biólogo, acotó que la poda significa hacer cortes precisos en algunas partes del árbol para garantizar que las ramas que están más débiles no se partan y afecten a personas o infraestructura. Una poda tiene un criterio científico, porque de lo contrario se corre el riesgo de matar al árbol, y además se pone una sustancia que ayuda a cicatrizar.

Aclaró que, cuando un árbol está muerto, se justifica la tala, no en otras condiciones.

Cada municipio debe tener un registro de sus árboles y de las condiciones en las que estos se encuentran. A todos los que quieren ser alcaldes y concejales deben hacer un repaso de la importancia del arbolado urbano para reducir la temperatura y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.