A través de un comunicado, la parroquia asegura que tras la “guerra urbana” y muerte de una vecina las autoridades gubernamentales no se han manifestado

Los habitantes de El Paraíso, a través de un comunicado a la representación de la Naciones Unidas en Venezuela, piden paz para la parroquia y manifiestan preocupación ante los enfrentamientos de bandas criminales en la zona.

“Nos vemos obligados a alzar nuestra voz para que sea escuchada por los gobiernos del mundo ante la ausencia de un gobierno eficaz capaz de asegurar la paz interna de la nación, cuyas políticas han favorecido la proliferación de bandas criminales fuertemente armadas, con las cuales han llegado a pactar facilitando el control territorial de éstas en diversas zonas de nuestra ciudad”, señalaron en el comunicado.

En este sentido, detallaron que una de las zonas afectadas es la Cota 905, ubicada en el Cerro El Pinar.

El comunicado indica que El Paraíso, solía hacer honor a su nombre hasta hace pocos años, ante la presencia de una de las bandas criminales “más temidas”.

Los vecinos aseguran que la banda criminal tiene el control total del cerro “haciéndonos vivir los fuertes enfrentamientos que se suscitan entre ésta y algunas fuerzas de seguridad que han sido incapaces de superar la fuerza armamentística delincuencial”, indicaron los afectados que tragan muy grueso cuando esas bandas hacen su aparición y cuyo propósito .-hasta donde se sabe- es tomar el comando de la Guardia Nacional, ubicado en esa urbanización al oeste de la capital.

En consecuencia, existen balas perdidas que han entrado en apartamentos, han herido a personas en la avenida principal y muy recientemente quitaron la vida a una vecina dentro de su propia vivienda. “Las autoridades gubernamentales no se han manifestado ante estos hechos que quedan siempre con total impunidad”, señalaron.

Finalmente, exigen a la ONU interceder ante los hechos criminales en la urbanización. “Reclamamos ejercer las presiones necesarias al gobierno que la Organización de las Naciones Unidas aún reconoce como representante de nosotros los ciudadanos venezolanos, para que éste vele por nuestro derecho a la vida y por nuestro derecho a vivir en paz”, concluyen.