Alcalde Gustavo Duque: Al que le duela su municipio debe salir a votar

Texto: Vanessa Davies. Fotos: Ernesto García-Contrapunto. Video: Miguel "Cuchicuchi" Romero

“Hemos tenido tanta abstención últimamente que corremos riesgos serios de que el PSUV pueda tomar el municipio”, afirma el alcalde de Chacao y aspirante a la reelección. “Mi campaña es mi trabajo”, subraya. “Llegará el momento en que tengamos que decirles a los vecinos que salgan. Sabemos que esta va a ser una elección donde cada voto va a tener que ser movilizado”

Cualquier verbo de acción se conjuga con Gustavo Duque Sáez, alcalde del municipio Chacao y candidato a la reelección. Parece que no puede estarse quieto. Si logró o no superar el listón alto que dejó Irene Sáez les corresponde decirlo a los vecinos de un municipio que ya no es el espacio de riqueza de otrora. Duque habla de las cosas que ha hecho, y de las que proyecta hacer, con un entusiasmo que podría parecer incomprensible si se toma en cuenta la emergencia humanitaria compleja con la cual le ha tocado gobernar. “Tengo 20 años trabajando en esta alcaldía y lo vi como una ventaja porque viví la época de la bonanza, ese municipio de 2008 o 2009 donde había mucha recaudación, teníamos un país en el que relativamente se podían hacer cosas y se podía hacer mucho en un municipio de 13 kilómetros cuadrados con un presupuesto de más de 150 millones de dólares al año”, explica en conversación con contrapunto.com.

Ante la perspectiva de una elevada abstención en las elecciones del 21 de noviembre, asevera: “Creo en el voto a pesar de que hay radicales que no creen en el voto como herramienta para cambiar las cosas. Creo en el voto, y somos un ejemplo de que, creyendo en el voto, pudimos cambiar las cosas”, subraya. Sin embargo “hemos tenido tanta abstención últimamente que corremos riesgos serios de que el PSUV pueda tomar el municipio, porque están haciendo migraciones permanentes de votantes al municipio y ellos sí asisten de forma disciplinada a los procesos electorales”.

En la actualidad “hemos logrado amalgamar un equipo de dolientes del municipio que nos ha permitido, en el peor momento de la historia de Venezuela, que Chacao sea diferente”.

-¿Qué va a hacer para que la gente vote?

-Lo que he venido haciendo. Mi campaña es mi trabajo. Voy a seguir trabajando, voy a seguir en la calle. Llegará el momento en que tengamos que decirles a los vecinos que salgan. Sabemos que esta va a ser una elección donde cada voto va a tener que ser movilizado, porque no todo el mundo tiene el interés de votar. Pero creo que en Chacao, y espero no equivocarme, los vecinos han visto un alcalde que no ha dejado de trabajar desde el día uno, y hemos tratado de mostrar un servicio público diferente de lo que está acostumbrado el venezolano. Hay factores de la política que llamamos los bisiestos, que aparecen cada cuatro años; cuando hay elección aparecen a criticar a los que estamos trabajando con las uñas, y a verle las cinco patas al gato de lo que estamos trabajando. Esos personajes son los que han desvirtuado el servicio público y la política.

-¿El municipio podría quedar en manos del oficialismo?

-Yo no subestimo, viendo los números de participación de nuestros vecinos en las elecciones anteriores. No lo subestimo. El trabajo es de todos los días. Al que le duela su municipio debe salir a participar y a defender.

-¿En qué tarjeta?

-Nosotros tenemos un movimiento político, Fuerza Vecinal, que se parece mucho a nosotros. Es un partido que viene de los grupos vecinales, que está surgiendo de abajo hacia arriba. Se nos han acercado cientos de personas que quieren formar parte de esto, y la mayoría son vecinos o personas que quieren participar o que no han estado en partidos. Nosotros vamos a ir con esa tarjeta y con todas las alianzas que sean necesarias.

-¿Con quiénes?

-Hasta ahora no hemos aterrizado ninguna. Estamos en las conversaciones para poder llegar a la mayor cantidad de acuerdos. Estamos sosteniendo reuniones con todos los sectores de oposición que han manifestado la intención de participar y defender los espacios con el voto, y en las próximas semanas haremos un anuncio de cómo será esa alianza.

Del tobo, al tubo

“Al día de hoy el reto es hacer cosas en el mismo municipio, preservar lo que ya se hizo; no es una política ni es una manera de hacer gestión ver por el retrovisor y criticar a los que pasaron”, pero “con 5% del presupuesto que se tuvo en otros tiempos hemos hecho cosas que no están pasando en Venezuela, hemos preservado el municipio, hemos recuperado cosas que no estaban funcionando y hemos innovado con cosas que muchas de ellas no son competencia directa de la alcaldía, como es el caso de la iluminación pública, como es el caso del agua”.

Duque se ha reunido con Corpoelec, para la luz; y con Hidrocapital, para el agua, a fin de poder hacer frente a los problemas de ambos servicios. “Logramos iluminar casi 80% del municipio con iluminación LED”, afirma. En respuesta al cronograma de racionamiento de agua también tomó medidas. “Entendimos que este es un tema que no se debía politizar, sino actuar, y la manera que conseguimos en beneficio de los vecinos fue generar reuniones institucionales con Hidrocapital para ver qué más podíamos hacer, y nos permitieron pozos profundos, hechos íntegramente con presupuesto municipal pero con la permisología nacional necesaria”.

Han hecho, hasta la fecha, 10 pozos, “que están beneficiando a unos 500 edificios: agua directamente a los tanques”. Hay tres más en proceso, y cinco por iniciar. Zonas que pasaban 25 días o más sin agua “en este momento tienen agua y los tanques llenos las 24 horas del día. Como lo dice un amigo vecino, pasaron del tobo, al tubo”. Descarta que los pozos impliquen un riesgo. “Sabemos que en el municipio muchos privados han realizado pozos en sus municipios. Los pozos que realiza la alcaldía cuentan con toda la permisología y los estudios necesarios para que no haya ninguna clase de problema y que garanticen agua por lo menos 30 años”. Cada pozo y el trabajo que conlleva pueden costar entre 20 mil y 80 mil dólares, calcula.

-A usted le dicen que es colaboracionista, porque coordinó con instituciones cosas que no le corresponden.

-Cuando eres servidor público y tienes la responsabilidad de un municipio debes trabajar para los que votaron por ti, para los que no votaron por ti, y tienes que tratar de ser el mejor servidor público posible y optimizar los recursos. Si me tengo que sentar, para resolver el problema de agua de mis vecinos, con el presidente de Hidrocapital, me voy a sentar las veces que sea necesario, porque eso no va a cambiar un ápice mi manera política de pensar y de criticar las cosas que hay que criticar. Probablemente no soy un radical, como son otros, y probablemente los radicales dicen “no me siento”, pero si yo no me hubiese sentado estos 500 edificios no tendrían agua; si yo no me hubiera sentado el municipio seguiría igual de oscuro como estaba antes. Hay que ser profesional cuando uno tiene la responsabilidad de estar sentado en esta silla, al punto de entender que no puedes aislarte.

-¿La gente que votó por Gustavo Duque lo hizo para eso?

-La política municipal es la más cercana al vecino. Pero ¿qué ocurre en Venezuela? Todos los grados de la política tienen que ver con la política nacional. Municipios como Chacao son municipios cornetas: lo que pasa aquí se escucha en todos lados. Pero creo que mis vecinos son conscientes de la labor de un alcalde y el ejercicio de un alcalde. Mi trabajo debe ser canalizar con las instancias correspondientes para poder llevarles mejor calidad de vida a mis vecinos. Con eso no estoy cambiando mis posiciones políticas; al contrario, muchas veces salimos de reuniones frustrados y diciendo “se pudieran hacer las cosas mejor”, y se reafirma mi condición opositora de que se pueden hacer las cosas mejor. También te debo decir que hay reuniones en las que llegamos acuerdos desde el punto de vista de seguridad, para ser más efectivos con el patrullaje, con el tema salud, con el tema servicios públicos. Cuando eres alcalde debes gobernar para los que votaron por ti y para los que no, porque si no, ¿para qué estamos pidiendo una oportunidad? ¿Para parecernos a lo que hemos criticado toda la vida, que quien gobierna solamente gobierna o genera beneficios para un grupo?

Soy Chacao incluye a las mascotas

Chacao es un lugar en el que decenas de abuelas y abuelos vieron marchar a hijos y nietos en la oleada de migración forzada. “No podemos ser el centro financiero de Caracas y de Venezuela y olvidarnos de los vecinos vulnerables que tenemos acá”, argumenta. “Hemos logrado construir una data muy certera y un programa, Unidos por Chacao que ya vincula a 910 edificios, a todos los sectores populares y todas las organizaciones vecinales”. La directiva de los condominios informa si en su edificio hay personas vulnerables por edad, discapacidad y otras causas. Duque asegura que garantizan tratamientos mensualmente, y que todos los lunes se entregan “2.500 dotaciones de comida para la semana de estas familias”.

“Se ha tenido el mito de que el municipio Chacao es un municipio rico. Era imposible que con la condición que atraviesa el país económicamente el municipio Chacao no fuera golpeado. El municipio Cacao está muy golpeado en este momento, tenemos muchos vulnerables” y no solo los adultos mayores. “Tenemos un porcentaje de adultos mayores que puede llegar a 40% de la población, y muchos de ellos están en estado de vulnerabilidad porque, o viven de una pensión, o dependen de las ayudas de sus nietos que se fueron, y el que se fue está atravesando, por la pandemia, una situación grave también”.

Han entregado 750 dispositivos –a personas mayores de 65 años que vivan solas, o que tengan movilidad reducida o condiciones crónicas- para aseguramiento de vida, con los que se atienden contingencias en alianza con Venemergencia. Duque hace la prueba en tiempo real con una llamada que es atendida en menos de un minuto.

Defiende la tarjeta vecinal Soy Chacao, que reemplaza el carnet de Salud Chacao, y alega que todos los municipios de los países desarrollados “tienen a sus vecinos organizados”. Calcula que son 50 mil residentes y niega que sea un carnet de la patria: “Es todo lo contrario, porque no se te pide estar afiliado a ninguna tendencia política. No se te pide que cumplas con ningún compromiso político. Lo único es ser residente del municipio Chacao”. La idea es que todos los vecinos la tengan, lo que les garantizará atención en las consultas electivas en alguno de los nueve ambulatorios, así como el acceso a otros servicios, actividades culturales, acceso a los polideportivos. “La situación económica nos obliga a arroparnos hasta donde nos llega la cobija, y la cobija nos llega hasta el residente”, señala. La emergencia de Salud Chacao, confirma, seguirá atendiendo a todo el mundo (unos 300 a 400 casos).

La tarjeta Soy Chacao “incluye a las mascotas” residentes del municipio, que quedarán registradas y tendrán acceso al sistema veterinario y una medalla de identificación y los datos de la familia. “Los que tenemos mascotas entendemos que la mascota es un miembro más de la familia. Últimamente se han perdido muchas mascotas, y empieza la calamidad del vecino de empezar a escribir en los chat, mandar la foto de la mascota”, comenta. Esto debe cambiar con la tarjeta. Hasta la fecha han registrado a 4 mil mascotas, perros en su mayoría.

En defensa de los remolques

Toda la gestión de la alcaldía –obras, mantenimiento, servicios- se sostiene con los impuestos, destaca Duque. El presupuesto es de unos 500 mil dólares al mes, que representan una ínfima parte de lo que tuvo el municipio en algún momento. Con unos 50 mil habitantes, pero 700 mil visitantes cada día, Chacao no escapa de la delincuencia. “Hemos bajado entre 52% y 56% todos los delitos, pero hay otros que estamos combatiendo. El delito rey no es el homicidio” sino “el delito de oportunidad”. En cuanto a los remolques, sostiene que quienes se quejan de estas medidas son los que han cometido las infracciones. “Si queremos tener un país organizado tenemos que empezar desde lo más pequeño”.

-¿No hay un negocio con eso?

-Ningún negocio. Al contrario. Nosotros lo que estamos fomentando es que la gente cumpla con las leyes de tránsito. En las próximas semanas nosotros hemos dado la instrucción a los funcionarios policiales de que volvamos a ser severos con el uso del cinturón, el uso de los celulares, el uso del casco para las motos. Probablemente nos van a señalar también, pero prefiero que me critiquen por ser rígido y hacer cumplir las leyes, a que me critiquen porque relajamos y se volvió un despelote el municipio.