Este miércoles, Jorge Arreaza declaró persona non grata a la representante de la UE y le dio 72 horas para que abandone el país, mientras que desde Bruselas pidieron reconsiderar la medida

Nicolás Maduro, arremetió nuevamente este miércoles contra la Unión Europea, luego de que en los últimos días las sanciones impuestas por el bloque europeo a 19 funcionarios ligados a su administración caldearan las relaciones entre Caracas y Bruselas.

Maduro amenazó con suspender contactos de cualquier tipo con los países del viejo continente si continúa la política de sanciones a funcionarios de su gobierno, lo que considera una violación a la soberanía venezolana.

“Así no. O ustedes rectifican o con ustedes no hay más nunca ningún trato, de ningún tipo, ningún tipo de diálogo señores de la Unión Europea, Venezuela tiene dignidad y Venezuela sabrá responder todas las agresiones, vengan de donde vengan”, expresó en una transmisión de Venezolana de Televisión.

Agregó que la decisión de declarar persona non grata a la representante de la la UE en Caracas, Isabel Brilhante Pedrosa, se desprende del debate de este martes de la Asamblea Nacional electa en los cuestionados comicios del 6 de diciembre, que repudió las sanciones del bloque regional y solicitó la expulsión de la diplomática.

“Nosotros no hubiéramos querido hacer esto, lo hacemos en contra de nuestra voluntad inclusive. Porque nosotros queremos tener las mejores relaciones con toda Europa, pero no podemos aceptar que nadie venga a ofender a Venezuela, a agredir a Venezuela, a sancionar a Venezuela”, dijo.

“Sin ton ni son”, así calificó la forma de proceder de la Unión Europea, al decir que no hay justificación a las acciones que no esperaban desde Bruselas.

El gobernante aseguró que ya “se habían dado pasos importantes con un país de Europa para restablecer el diálogo” con todos los sectores de Venezuela, pero agregó que las sanciones no favorecen ese escenario.