Hay curas que incurren en la pedofilia “que actúan bajo la complicidad de algunas autoridades de la Iglesia católica”, acusó el ministro de Relaciones Interiores, Néstor Reverol

El Gobierno de Nicolás Maduro exigió a la Iglesia católica ocuparse del abuso sexual perpetrado por algunos sacerdotes en lugar de dedicarse a la política.

Hay curas que incurren en la pedofilia “que actúan bajo la complicidad de algunas autoridades de la Iglesia católica”, acusó el ministro de Relaciones Interiores, Néstor Reverol.

El Estado venezolano “no puede ser cómplice alcahueteando esta atrocidad, y tenemos que denunciar”, insistió el funcionario durante una rueda de prensa en la que habló sobre el asesinato del presbítero Jesús Manuel Rondón Molina, presuntamente perpetrado por el adolescente de quien abusaba sexualmente.

“Las autoridades católicas, en vez de dedicarse a la política” deberían “hacer una campaña profiláctica para execrar de sus filas a estos sacerdotes que se dedican a esta aberrante actividad” o a estos sacerdotes que actúan de manera pervertida, subrayó.

Cuando ocurren estos casos la feligresía se aleja del catolicismo y busca otros cultos “porque ocurre reiteradamente y las autoridades de la Iglesia católica se hacen la vista gorda”.

“Vamos a ir hasta el fondo de la investigación” en el caso Rondón Molina.