La reacción del gobierno de Nicolás Maduro y las declaraciones de su canciller surgen a raíz de que el juez federal del distrito de Delaware (EEUU), Leonard Stark, autorizó que se proceda con la venta de las acciones de Citgo, que demanda a Venezuela el pago de 1.400 millones de dólares por la nacionalización en 2008 del yacimiento de oro Las Cristinas

El Gobierno de Nicolás Maduro calificó este sábado 16 de enero, de “fraudulenta” la decisión del tribunal estadounidense que autorizó la venta de acciones de Citgo, la principal filial de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), en indemnización a la minera canadiense Crystallex por la nacionalización de un activo.

“Es un proceso jurídico fraudulento, un fraude procesal que pretende arrebatarle al pueblo de la República Bolivariana de Venezuela uno de sus principales o el principal activo que tiene en el exterior”, dijo el canciller venezolano, Jorge Arreaza, al leer un comunicado.

El jueves, el juez federal del distrito de Delaware (EEUU), Leonard Stark,autorizó que se proceda con la venta de las acciones de Citgo, que demanda a Venezuela el pago de 1.400 millones de dólares por la nacionalización en 2008 del yacimiento de oro Las Cristinas.

Para el Gobierno de Maduro esta decisión forma parte de un “entramado antijurídico” creado por el opositor Juan Guaidó, a quien Estados Unidos reconoce como presidente interino, y el “procurador especial” que el dirigente nombró cuando se proclamo en el cargo en 2019, José Ignacio Hernández.

Según Arreaza, tanto Guaidó como Hernández -a quienes señaló como prófugos de la justicia-, crearon este “entramado” para “apropiarse de los activos” de Venezuela el exterior y “facilitar la entrega del patrimonio” a “potencias extranjeras mediante un gigantesco fraude procesal”.

En ese sentido, remarcó que el “único fin” de este proceso “fue brindar un velo jurídico a la entrega criminal del patrimonio de todos los venezolanos al Gobierno de Donald Trump, a un grupo de empresarios relacionados con este” y a opositores venezolanos, que no precisó.

Asimismo, el canciller venezolano criticó la actuación del juez estadounidense y la calificó de “hostil” por sugerir “a otros acreedores” que se presenten a participar en la “rebatiña” sobre la acciones de Citgo.

Arreaza también dijo que los representantes “legítimos” de Venezuela no pudieron formar parte del juicio debido a que se les ha impedido su participación “mediante la imposición de medidas coercitivas unilaterales”.