La administración de Nicolás Maduro organizó un puente aéreo para distribuir las supuestas “gotas milagrosas” o carvativir en todo el país.

Del carvativir es mucho lo que se ha dicho: que si es un producto cubano, que si es un negocio particular, que si no tiene basamento científico. Su promoción ha sido criticada por las sociedades científicas, debido a que se desconocen los estudios que avalarían su uso.