Freddy Ñáñez, publicó este miércoles 12 de enero un comunicado de la Comisión ‘Alí Rodríguez Araque’ en el que se asegura que la explosión de la tubería de gasolina en el estado Anzoátegui forma parte de un “nuevo sabotaje” contra la industria petrolera

Las autoridades venezolanas denunciaron este miércoles que se habría registrado un presunto sabotaje contra las instalaciones del Poliducto de Oriente, ubicado en Naricual, municipio Simón Bolívar del estado de Anzoátegui. El accidente dejó varias personas heridas.

La Comisión Presidencial “Alí Rodríguez Araque”, conformada para la defensa, reestructuración y reorganización de la industria petrolera, aseguró que esta acción fue “provocada”.

“Esta acción criminal forma parte de la guerra permanente dirigida por grupos pertenecientes a la extrema derecha venezolana que, amparados por el imperialismo norteamericano, buscan atentar y boicotear los importantes avances que el Gobierno Bolivariano ha conseguido dentro del nuevo sistema de producción, distribución y comercialización de combustibles en todo el país”, señalan en el comunicado.

Vuelven a referirse a las sanciones: “Al expediente criminal de sanciones y amenazas” de las que ha sido objeto la industria petrolera venezolana durante los últimos 5 años, por parte de “sectores oposicionistas y extremistas”, que buscan interrumpir todas las operaciones asociadas a Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA)”.

De igual forma afirman, que se pusieron en alerta los equipos de PDVSA “para activar los protocolos de contingencia respectivos” y “adoptar todas las medidas necesarias” para garantizar “la restitución operacional de la infraestructura atacada” y así evitar la interrupción del servicio de distribución de combustible.