El representante permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante la ONU, Samuel Moncada, mostró su apoyo a la creación de este grupo “con el fin de garantizar a todos los pueblos del mundo la efectiva aplicación del más importante instrumento jurídico”

El vicecanciller venezolano Yuri Pimentel ,se reunió con los embajadores de Sudán, Eltayeb Abuelgassim, y de Egipto, Yasser Ali Ragab, con los que dialogó sobre la iniciativa de formar “un grupo de amigos en defensa de la Carta de la ONU” para abogar por el multilateralismo, informaron este jueves fuentes oficiales.

“El viceministro (de Relaciones Exteriores) para África, Yuri Pimentel se reunió con el embajador de Egipto, Yasser Ali Ragab, con quien conversó sobre la iniciativa del grupo de amigos en defensa de la Carta de la ONU, en función de preservar los principios de un multilateralismo inclusivo y efectivo”, escribió la Cancillería en su cuenta de Twitter.

Por otra parte, en un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores detalló que durante el encuentro entre Pimentel y el sudanés Abuelgassim, que tuvo lugar en la sede de la Cancillería venezolana, “hicieron un balance global de la pandemia de la covid-19 y de la situación actual de sus países”.

Dialogaron acerca de “los acuerdos emprendidos para obtener el acceso a las vacunas para el pueblo venezolano y sudanés, así como la amenaza que representa la propagación de la nueva cepa brasileña en la región latinoamericana”, agregó la información.

También, según destacó el comunicado, hablaron sobre la iniciativa emprendida por el llamado grupo de amigos en defensa de la Carta de la ONU y sus propuestas.

En enero pasado, el representante permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante la ONU, Samuel Moncada, mostró su apoyo a la creación de este grupo “con el fin de garantizar a todos los pueblos del mundo la efectiva aplicación del más importante instrumento jurídico, moral e intelectual diseñado por la humanidad para impedir una Tercera Guerra Mundial desde 1945”.

“Hoy vemos que el resurgimiento de ideologías supremacistas, negadoras de la igualdad y la diversidad de la humanidad, lleva al mundo al borde de un conflicto bélico de consecuencias impredecibles”, dijo entonces Moncada.

La semana pasada, el canciller Jorge Arreaza defendió la fuerza de este grupo y el rol de Venezuela “como uno de sus países fundadores”.