Otra opción es aplicar a la nacionalidad portuguesa por origen sefardí, que desde hace un par de años ofrece el Estado portugués y que, a diferencia de la ley española, no prescribe, explica el abogado y genealogista venezolano y presidente de SEFAR Universal, Crisanto Antonio Bello Vetencourt

Los venezolanos a quienes les negaron la nacionalidad española por origen sefardí todavía tienen otras opciones para lograr su objetivo, según se desprende del análisis del abogado y genealogista venezolano y presidente de SEFAR Universal, Crisanto Antonio Bello Vetencourt.

Quienes recibieron la denegación a su solicitud todavía tienen la posibilidad obtener la nacionalidad española a través de la Carta de Naturaleza, una vía que –al igual que la Ley 12/2015- necesita de un pulcro, exhaustivo y detallado soporte genealógico, que vincule al solicitante con su antepasado sefardí de 15 a 20 generaciones atrás.

Otra opción es aplicar a la nacionalidad portuguesa por origen sefardí, que desde hace un par de años ofrece el Estado portugués y que, a diferencia de la ley española, no prescribe, expone Bello Vetencourt en una nota de prensa.

La Ley 12/2015 permite obtener la ciudadanía reparatoria a los descendientes de judíos desterrados de Sefarad -como los judíos habitantes de esas tierras llamaban a la Península Ibérica-, producto de un crimen de odio a causa de su religión.

Aunque algunos aseguran que la norma cambió, el jurista sostiene que esto no es así. “El sentido, espíritu, propósito y razón de la Ley 12/2015 especifica que el origen sefardí del solicitante debe probarse de manera inequívoca y sin lugar a duda”, por lo que si un expediente fue sustanciado comprobando que cada uno de los eslabones que comprenden la cadena genealógica tienen continuidad genealógica con un judío sefardí, no será objeto de denegación por parte del Ministerio de Justicia de España.

Explicó el especialista que precisamente debido a que SEFAR Universal tiene el doble servicio de atención legal e investigación genealógica con un 100% de efectividad, han recibido solicitudes de revisión y atención de sus casos por parte de personas cuyos expedientes han sido rechazados. “Al analizarlos, se ha evidenciado que las razones por las cuales el Ministerio de Justicia de España ha denegado estas solicitudes es porque los asesores del solicitante nunca lograron probar que la persona descendía de un judío sefardí”, indicó.

Según el sitio oficial del Ministerio de Justicia español, al cierre del plazo de recepción de solicitudes se recibieron 1.433.708 peticiones. De ellas, un importante número provenían de la América Hispana, muchas asistidas por abogados y genealogistas de diversos despachos legales y modos de ejercicio profesional. México encabeza la lista, con 14.971; le sigue Venezuela, con 12.207.