La advertencia llega después que cuerpos de seguridad impidieran el pasado domingo la entrada de Guaidó en el Parlamento

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, expresó este jueves la disposición del bloque a adoptar sanciones contra los responsables de la “intimidación” a diputados de la Asamblea Nacional, al tiempo que reiteró su apoyo a Juan Guaidó como su presidente.

“Los miembros de la Asamblea Nacional deben poder ejercer su mandato (…) libres de cualquier intimidación o represalia”, dijo Borrell en una declaración en nombre de la Unión Europea (UE) sobre el intento de impedir la reelección de Guaidó como jefe de la cámara. 

El ex canciller español aseguró así que “la UE está dispuesta a empezar a trabajar para aplicar medidas específicas contra las personas implicadas en la violación de estos principios y derechos”, sin perjudicar al pueblo venezolano, “dramáticamente afectado por la crisis”.

Venezuela se convirtió en 2017 en el primer país latinoamericano sancionado por la UE que, desde entonces, ha impuesto un embargo de armas, así como sanciones contra 25 funcionarios venezolanos por el “deterioro del Estado de derecho, la democracia y los derechos humanos”.

La última advertencia llega después que cuerpos de seguridad impidieran el domingo a Guaidó entrar en el Parlamento para su reelección como presidente, en la que se juramentó en su lugar Luis Parra.

Guaidó logró finalmente jurar el martes como “presidente encargado” de Venezuela al frente de la Asamblea Nacional, tras ser reelegido jefe parlamentario con los votos de un centenar de diputados opositores en las instalaciones de El Nacional.

“La UE considera que la sesión de votación que condujo a la ‘elección’ de Luis Parra no es legítima” y “expresa su pleno apoyo a Juan Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional”, agregó Borrell, en la línea de una declaración poco antes del Grupo Internacional de Contacto sobre Venezuela.

El responsable europeo señaló el compromiso de la UE de ayudar a lograr una salida a la crisis “a través de elecciones presidenciales libres y justas” y urgió “a todos los actores” a comprometerse en pro de una “solución pacífica y democrática”.