La jueza Nalini Singh otorgó a Salazar su propia fianza por la suma de 1.500 dólares estadounidenses debido a sus “circunstancias médicas atenuantes”

Las autoridades judiciales de Trinidad y Tobago permitieron a José Salazar, de 60 años, un narcotraficante venezolano en fase terminal de cáncer, volver a su país para recibir los cuidados paliativos necesarios en sus últimos meses de vida, a los que no tenía derecho por su condición de extranjero.

Medios locales recogen este viernes el caso del ciudadano venezolano, acusado en 2018 por cargos de tráfico de cocaína y con una esperanza de vida de solamente meses, quien pudo regresar a su país.

La jueza Nalini Singh varió, para permitir la vuelta a casa de Salazar, la fianza del venezolano, que estaba custodiado en el Complejo de Ciencias Médicas Eric Williams, donde fue operado en julio de 2020.

Singh otorgó a Salazar su propia fianza por la suma de 1.500 dólares estadounidenses, debido a sus “circunstancias médicas atenuantes”.

La jueza ordenó acompañar a Salazar al puerto de Chaguaramas, donde tomó una embarcación que lo llevó a su Venezuela natal.

Un portavoz del Departamento de Inmigración dijo a los periodistas que, el hermano de Salazar hizo arreglos con el capitán de un barco pesquero venezolano, quien recibió permiso para ingresar a las aguas de Trinidad y Tobago.