Hasta el momento, el conflicto de Apure ha dejado ocho bajas por parte del ejercito de Venezuela, varias detenciones y según cifras del Human Rigth Wacth (HRW) 6.000 venezolanos desplazados a causa de los enfrentamientos

Este lunes, el fiscal general de la República, designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, aseguró en una transmisión por Venezolana de Televisión que los enfrentamientos entre el ejercito venezolano y la Fuerza Revolucionaria de Colombia (FARC) en Apure fueron un “intento de tercerizar” un conflicto armado en el país y buscar una “balcanización” de Venezuela.

La semana pasada, el comandante del Comando Estratégico Operacional de las FANB (CEOFANB), Almirante en Jefe Remigio Ceballos, aseguró que se incrementó la presencia de efectivos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana con una brigada especial durante el conflicto con la Fuerza Revolucionaria de Colombia (FARC), en la frontera de Apure.

En ese sentido, afirmó  que “la situación en Apure está en control, nosotros tenemos control, y los reductos que quedan estamos tras ellos (…) Ya se ha ido restableciendo la tranquilidad y sobre todo el apoyo del Estado a la población”.

“Vamos con más fuerza a la aplicación directa de toda la acción militar, todo el que enfrente armas a la República recibirá una respuesta contundente e inmediata”, dijo.

Incluso, esa misma semana el Conflict News World (CNW), publicó una serie de fotos en las que se ve una brigada de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), que estaría rumbo al estado Apure, lugar donde se desarrolla el conflicto entre el ejercito venezolano y la Fuerza Revolucionaria de Colombia (FARC).

Aunque las imágenes no han sido confirmadas por el ministerio de Defensa, o alguna autoridad del gobierno de Nicolás Maduro, el pasado lunes, Vladimir Padrino López, ministro de Defensa, anunció que las autoridades de seguridad del Estado, van a regular con medidas especiales los municipios: Páez, Muñoz y Gallegos de Apure.

Sin embargo, hasta el momento, el conflicto de Apure ha dejado ocho bajas por parte del ejercito de Venezuela, varias detenciones y según cifras del Human Rigth Wacth (HRW) 6.000 venezolanos desplazados a causa de los enfrentamientos, aunque la versión de las autoridades venezolanas es que ese número no es mayor a 3.5000 desplazados.