La empresa rechazó las medidas de control indicando que “en sus 53 años de historia, Monómeros Colombo Venezolanos S.A. se ha caracterizado por acatar la ley colombiana y adherirse a los más altos estándares de gobierno corporativo”

La compañía petroquímica Monómeros Colombo Venezolanos, filial de la venezolana Pequiven y que opera hace 53 años en la ciudad colombiana de Barranquilla, rechazó este martes la decisión del Gobierno colombiano de someterla a “máxima vigilancia”, debido a su situación económica, jurídica y administrativa.

Este rechazo se produce horas después de que se conociera una resolución de la Superintendencia de Sociedades de Colombia mediante la cual asume el máximo grado de supervisión que se ejerce sobre una sociedad comercial con el fin de ordenar los correctivos necesarios para subsanar una situación crítica.

La empresa fue creada en 1967 como propiedad de los dos países, hasta que en 2006 Colombia vendió su participación a sus socios venezolanos. En el 2019, en medio de la crisis social y económica de Venezuela, el opositor Juan Guaidó tomó el control y designó nuevos integrantes en la junta directiva.

Actualmente, en medio de las conversaciones que mantiene en México el gobierno de Venezuela y la oposición liderada por Guaidó, el presidente Nicolás Maduro ha expresado su propósito de recuperar el control de la empresa, que fabrica la mitad de los fertilizantes que Colombia requiere para su producción agrícola.

En un comunicado de cinco puntos, la empresa rechazó las medidas de control indicando que “en sus 53 años de historia, Monómeros Colombo Venezolanos S.A. se ha caracterizado por acatar la ley colombiana y adherirse a los más altos estándares de gobierno corporativo”.

“Durante el primer semestre del 2021, los resultados financieros de Monómeros Colombo Venezolanos S.A. fueron realmente positivos. Incluso en los momentos más difíciles del reciente paro nacional le cumplimos a Colombia y llegamos con nuestros productos a apoyar el campo hasta en las zonas más apartadas del país”, anota el comunicado.

Para las directivas de la empresa “la supuesta ‘entrega’ de Monómeros Colombo Venezolanos S.A. no puede ser considerada como un prospecto serio por los Gobiernos de la región, ni está en la agenda de las discusiones que actualmente se sostienen en México con los grupos que conforman la oposición al régimen venezolano”.

Al expresar su desacuerdo con los argumentos para la intervención, Monómeros manifestó que “la Superintendencia parece haber basado su decisión en información desactualizada y en apreciaciones que no se compadecen con las actualidades realidades económicas del país”.

“Por este motivo, Monómeros Colombo Venezolanos S.A. presentará los recursos de ley, con el fin de solicitarle a Superintendencia de Sociedades que revoque su decisión”, indica el comunicado de la empresa.