Los miembros del bloque en el Consejo de Seguridad exigen la despolitización de la ayuda humanitaria y el acceso humanitario seguro y sin obstáculos en todo el país

Bélgica, Alemania, Francia y Estonia, miembros europeos del Consejo de Seguridad de la ONU, dijeron este martes que las sanciones europeas contra Venezuela no han tenido impacto en la ayuda médica a este país, durante una videoconferencia a puertas cerradas.

“Las sanciones europeas a Venezuela se dirigen a personas responsables de graves violaciones de los derechos humanos y se han tomado con el objetivo explícito de no afectar a la población”, sostuvo la declaración conjunta de los cuatro miembros de la Unión Europea. El Reino Unido no se unió a la declaración.

“En consecuencia, las sanciones no afectan la ayuda humanitaria o médica de ninguna manera”, insisten en el texto.

La declaración destaca su “profunda preocupación por las consecuencias de la pandemia de COVID-19” en Venezuela. “La pandemia corre el riesgo de tener un impacto humano devastador en un país que enfrenta una situación económica, social y humanitaria ya grave de por sí”, subrayaron los cuatro representantes europeos.

“Los miembros de la UE en el Consejo de Seguridad exigen la despolitización de la ayuda humanitaria y el acceso humanitario seguro y sin obstáculos en todo el país”, agregaron en su declaración, señalando que la Unión Europea es el mayor donante para el país en su lucha contra la crisis reinante.

Estos cuatro países están detrás de la convocatoria de esta inusual reunión del Consejo de Seguridad sobre Venezuela. Tomaron la iniciativa después de que Rusia se negara a integrar el tema humanitario en una sesión la semana pasada solicitada por Moscú sobre un despliegue militar estadounidense frente a Venezuela.

El 1 de abril, Washington anunció el despliegue como parte de una importante operación antidrogas. Caracas, con el apoyo de Rusia, denunció la decisión poco después en una carta dirigida a la ONU.