Josep Borrell recordó que con la administración previa, presidida por el republicano Donald Trump, no hubo coordinación entre EEUU y la UE en su enfoque hacia Venezuela

El alto representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, se mostró este lunes “seguro” de que los Veintisiete podrán coordinar con la nueva administración de Estados Unidos sus acciones con respecto a Venezuela e indicó que abordará el tema en su reunión con el secretario de Estado de este país, Antony Blinken.

Borrell, que se reunirá el día 24 en Bruselas con Blinken, recordó que con la administración previa, presidida por el republicano Donald Trump, no hubo coordinación entre EEUU y la UE en su enfoque hacia Venezuela puesto que cada parte tenía uno “completamente diferente”.

Con la nueva administración, dirigida por el demócrata Joe Biden, “estoy seguro de que será posible coordinar nuestras acciones en Venezuela y pensar cómo abordar la situación del país”, dijo Borrell en una rueda de prensa tras el consejo de ministros de Asuntos Exteriores de la UE.

En la reunión se analizó la situación después de que la embajadora de la UE en Caracas, Isabel Brilhante Pedrosa, fuese declarada persona non grata por el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, en respuesta a las sanciones del bloque comunitario contra 19 venezolanos y tuviese que abandonar Venezuela.

“La estabilización y redemocratización del país es posible, pero requiere esfuerzos consistentes”, dijo Borrell, quien añadió que seguirán trabajando sobre ello. El jefe de la diplomacia europea consideró “muy importante” y “positivo” el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y la oposición para que esta pida una autorización a la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) de EEUU para acceder a los fondos que Venezuela tiene retenidos en ese país y pagar 12 millones de vacunas contra la covid-19 a través del Mecanismo Covax.

La oposición venezolana realizará esta petición, debido a que Estados Unidos reconoce a su líder, Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela tras haberse proclamado como tal en 2019 al rechazar el segundo mandato de Nicolás Maduro, quien resultó elegido en 2018 en unos comicios que fueron muy cuestionados por sus presuntas irregularidades. Borrell añadió, por otra arte, que las próximas elecciones regionales y locales en Venezuela pueden “traer una nueva oportunidad para tener un acuerdo entre el Gobierno y la oposición”, algo que “no fue posible en las (elecciones) legislativas” pasadas. “Haremos lo posible por ayudar”, incidió.