Señala que, antes de ir a cualquier proceso de negociación, el principal reto de la oposición venezolana es “definir quién va a ser el interlocutor o los interlocutores validos”

La directora de la Organización No Gubernamental Reunificados, Indira Urbaneja, señala que las perspectivas para reanudar una mesa de negociación facilitada por Noruega “no son las mejores en este momento”.

En entrevista para la Voz de América, destaca que “eso no implica que no vamos a llegar a un nuevo proceso de negociación, lo que pasa es que todavía hay algunas incógnitas que resolver, por ejemplo, quién se sienta por el lado de la oposición cuando todos sabemos que están en su mayor punto de fragmentación, quién se sienta por el lado del gobierno porque sabemos que hay dos corrientes bien marcadas, la de los radicales y la de los negociadores o los que están más abiertos a una transición”.

“El Grupo de Contacto, el mismo Josep Borrell, la Unión Europea y diversos actores de la comunidad internacional están haciendo ese llamado a la oposición de unirse. El mosaico opositor en Venezuela es muy grande, muy amplío y ningún grupo representa al otro”, apunta.

“Si Guaidó descarta esta posibilidad de sentarse nuevamente en la mesa de negociación, sin duda va a dejar el espacio vacío para otros actores, porque ciertamente, aunque el interinato no ha definido si se sienta o no, hay otros actores que ya han hablado de dialogo, de negociación, ejemplo Henrique Capriles”, dice Urbaneja.

Asimismo, sostiene que lo que “sí se verá a corto plazo, son conversaciones off the record entre algunos actores”, y considera que, en este momento, el gobierno de Nicolás Maduro tiene “mayor disposición a abrir un canal de comunicación”.

“Sabe que no hay tiempo para jugar, que esto es una ventana de oportunidad que se abre para una negociación que progresivamente libere al país del tema de las sanciones y que ayude a mejorar la situación interna, me refiero al tema salud, al tema servicios públicos, incluso el tema vacunas contra la COVID-19”, refiere.