La ministra canadiense de Desarrollo Internacional, Karina Gould, la anfitriona de la conferencia, explicó que el objetivo de esta cita, a la que asisten representantes de unos 60 países e instituciones, “es conseguir un apoyo adicional para responder a una crisis migratoria

Este jueves, el alto representante de la Unión Europea, Josep Borrell, destacó la necesidad de lograr el restablecimiento de la democracia en Venezuela para solucionar la crisis migratoria que afecta a la región, durante su intervención en la Conferencia Internacional de Donantes, organizada por Canadá.

Borrell aseguró que “la principal solución a la crisis general en Venezuela es un proceso inclusivo hacia el restablecimiento de la democracia y el Estado de Derecho a través de elecciones libres y justas”.

“Apoyamos al pueblo de Venezuela y a América Latina, y agradecemos a todos los gobiernos que colaboran y a las comunidades de acogida por su continua solidaridad en estos tiempos desafiantes”, dijo.

En ese sentido, Filippo Grandi, alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, dijo que la pandemia está “causando devastación en América Latina y el Caribe”, que hace que los refugiados y migrantes de Venezuela “se enfrentan a crecientes problemas de protección”.

“Uno de cada cuatro niños venezolanos están separados de uno o sus dos padres. Uno de cada tres van a la cama con hambre. Casi dos tercios no han acudido a la escuela desde el inicio de la pandemia. El riesgo para las mujeres es mayor. Violencia doméstica, acoso sexual y abuso están aumentando”.

La ministra canadiense de Desarrollo Internacional, Karina Gould, la anfitriona de la conferencia, explicó que el objetivo de esta cita, a la que asisten representantes de unos 60 países e instituciones, “es conseguir un apoyo adicional para responder a una crisis que a pesar de su magnitud ha pasado, en gran medida, desapercibida e infravalorada”.

Foto: AFP

Por su parte, el director general de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), António Vitorino, solicitó que los países de acogida incluyan a los 5,7 millones de desplazados venezolanos en sus planes nacionales de vacunación contra la COVID-19.

Apoyo a los migrantes

Luego de las intervenciones, la Comisión Europea (CE) anunció una donación de 147 millones de euros en ayuda humanitaria para los refugiados y migrantes venezolanos, así como para los países de acogida.

Esta fue la aportación de la Comisión Europea, al margen de la de los Estados miembros de la UE, durante la Conferencia Internacional de Donantes organizada por Canadá, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Del importe, 82 millones se destinarán a asistencia humanitaria para proporcionar alojamiento, asistencia médica, alimentos o acceso a la educación para los necesitados, y 50 millones, en cooperación al desarrollo, para integrar a los refugiados en su nueva comunidad.

Otros 15 millones servirán para financiación políticas y procesos de registro e integración socioeconómica de los migrantes y refugiados venezolanos y en la prevención de la xenofobia y discriminación.

También se sumó el gobierno de España, que comprometió 50 millones de euros (unos 59,5 millones de dólares) adicionales de ayuda a refugiados y migrantes venezolanos y a los países que les acogen.

La contribución se suma a otros 50 millones de euros comprometidos en 2020, de los cuales ya se han desembolsado o programado el 72 por ciento, informó el Ministerio de Exteriores español en un comunicado.

La ministra de Asuntos Exteriores de España, Arancha González Laya, anunció este compromiso durante la conferencia de donantes coorganizada por Canadá, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

González Laya subrayó que “los países de acogida están dando una lección de solidaridad que merece todo nuestro apoyo” y “esta es nuestra forma de decir al pueblo venezolano y a las comunidades de acogida en Latinoamérica que no les vamos a dejar solos. Siguen y seguirán contando con España”.

Además al final de la tard de este juevese, la ministra de Desarrollo Internacional de Canadá, Karina Gould, se mostró satisfecha del resultado de la conferencia de donantes.

En concreto, Gould aplaudió los alrededor de 954 millones de dólares en donaciones conseguidos durante la cita, celebrada de forma virtual este jueves con la presencia de representantes de 46 países, lo que supone un 25 % más que en la reunión celebrada el año pasado. Además, se concederán 600 millones de dólares en préstamos.

“Sabemos que la crisis de migrantes y refugiados venezolanos es la segunda más importante del mundo; pero al mismo tiempo es una de las crisis menos financiadas por la comunidad internacional”, aseveró la ministra canadiense, quien fue la anfitriona de la reunión.

“Nuestro objetivo -añadió- era elevar el perfil de esa crisis, del impacto que ha tenido en los países vecinos que han recibido migrantes y refugiados así como de la situación de los propios desplazados porque es importante que haya una muestra de solidaridad internacional”.

Gould destacó que una muestra de la solidaridad internacional con la crisis venezolana es que se han incorporado seis nuevos países donantes y que otros, como Estados Unidos o la propia Canadá, aumentaron sus contribuciones.

Canadá donará 115 millones de dólares canadienses, unos 93 millones de dólares estadounidenses, mientras que Estados Unidos duplicará la aportación realizada el año pasado para llegar a unos 400 millones de dólares.

Gould destacó la “generosidad” de los países vecinos de acogida que calificó de “admirable”.

“En verdad, los países vecinos de acogida han sido bastante generosos a la hora de recibir a los migrantes venezolanos. Colombia tiene 1,8 millones de venezolanos. Perú y Ecuador 1,5 millones. Todos estos países han dado la dignidad a esos migrantes. Por ejemplo, han intentado integrar a los niños en los sistema educativos y de salud”, explicó.