La expulsión de la embajadora Isabel Brilhante fue anunciada el pasado miércoles 24 de febrero, justo un día después de que la Unión Europea notificará que otros 19 funcionarios vinculados con el gobierno de Nicolás Maduro fueron sancionados

La embajadora de la Unión Europea (UE) en Venezuela,la portuguesa Isabel Brilhante,abandonará el país “en los próximos días”,en función de la disponibilidad de vuelos para regresar al Viejo Continente,y no este mismo sábado este 27 de febrero, fecha límite que el Gobierno venezolano había fijado, indicaron hoy a Efe fuentes comunitarias.

Las fuentes precisaron que la salida este sábado “no fue posible por razones logísticas de las que tienen conocimiento las autoridades en el poder” y añadieron que abandonará el país “en los próximos días”, en función de las posibilidades disponibles para viajar.

Recalcaron que las autoridades venezolanas no han revertido la decisión por la que el miércoles declararon persona non grata a Brilhante y le dieron un plazo de 72 horas para salir del país, por lo que la diplomática deberá abandonar el Estado latinoamericano “muy pronto”.

El Gobierno de Nicolás Maduro ordenó el miércoles la expulsión de la embajadora de la Unión Europea en el país, Isabel Brilanthe, una medida que ya tomó el propio líder caribeño el año pasado, pero que entonces revirtió.

A diferencia de la primera orden de expulsión contra Brilhante, que fue hecha a finales de junio de 2020 por Maduro, esta vez fue el canciller venezolano, Jorge Arreaza, quien comunicó a Brilhante que tenía 72 horas para abandonar Venezuela.

La decisión se esperaba desde que el martes el Parlamento exhortara al Ejecutivo a expulsar a Brilhante, en respuesta a las últimas sanciones del bloque comunitario.

Un día antes, la UE aprobó nuevas sanciones contra Venezuela, al añadir a 19 personas a su listado, puesto que el club comunitario no reconoce las elecciones del pasado 6 de diciembre y considera que no cumplieron los estándares democráticos necesarios.

En respuesta a esas nuevas sanciones que ahora suman 55 personas, el miércoles se ordenó la expulsión de la lusitana Brilhante.