La organización pide a las autoridades venezolanas pronunciarse “en términos enérgicos contra tan abominable acto, exigir una investigación y denunciar las deportaciones forzosas y temerarias de niños venezolanos desde Trinidad y Tobago en instancias internacionales”

El Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales (Covri) emitió un comunicado para fijar posición respecto al caso de deportación de niños venezolanos de Trinidad y Tobago.

En tal sentido, el texto señala que “condenamos la deportación forzosa de 16 niños venezolanos – incluso un bebé de pocos meses– desde Trinidad y Tobago el 22 de noviembre de 2020, cuyos padres están debidamente registrados por las autoridades trinitarias y tienen protección de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Estos 16 niños junto a 9 mujeres venezolanas fueron echados al mar en un pequeño bote sin techo, con poca comida y gasolina, a pesar de existir condiciones de tormenta.

El Covri exige al gobierno de Trinidad y Tobago, encabezado por el Primer Ministro Keith Rowley, la protección del grupo de migrantes venezolanos, en especial estos 16 niños, así como la pronta reunificación con sus familiares.

Asimismo, destaca el comunicado que “condenamos el silencio vergonzante del régimen encabezado por Nicolás Maduro frente al último acto abominable de la política migratoria retrógrada implementada por el Primer Ministro de Trinidad y Tobago, Keith Rowley. Bien sabemos que ha sido el causante de la emergencia humanitaria compleja que aflige a Venezuela y de la mayor crisis migratoria de la historia del Hemisferio Occidental, pero su acuerdo tácito con el Gobierno de Trinidad y Tobago para contener la migración venezolana y tolerar deportaciones masivas –incluyendo niños–, no tiene precedentes en la historia diplomática venezolana y merece todo nuestro repudio.