El documento presentado este viernes ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, y que actualiza el que se presentó en julio, denuncia obstrucciones a los partidos opositores en los preparativos para esos comicios

El Gobierno chileno respaldó este viernes la actualización del informe de la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, que cuestiona la legalidad de las elecciones parlamentarias que Venezuela celebrará el 6 de diciembre.

“Es evidente que las elecciones que ha convocado el régimen de Maduro no tienen condiciones de legitimidad”, sentenció el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Andrés Allamand, en un comunicado.

El informe presentado este viernes ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, y que actualiza el que la exmandataria chilena presentó en julio, denuncia obstrucciones a los partidos opositores en los preparativos para esos comicios.

En el escrito, Bachelet muestra preocupación por las decisiones del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela y señala que bloquean “la libertad de selección de los representantes de siete partidos políticos, y el nombramiento no consensuado de los miembros del Consejo Electoral”.

“El informe insiste que en Venezuela se violan sistemáticamente los derechos humanos”, agregó el canciller chileno.

El documento también alerta sobre “el alto número de muertes de jóvenes en barrios marginados como resultado de operaciones de seguridad”.

La alta comisionada dio cuenta de más de 2.000 asesinatos de este tipo en lo que va de año, 711 de los cuales sucedieron entre junio y agosto.

El canciller chileno lamentó los fallecimientos de estas víctimas y calificó la cifra de “dramática”.

“La única salida pacífica a la situación de Venezuela pasa por unas elecciones libres, transparentes, y sujetas a vigilancia internacional”, agregó.

En el escrito original, Bachelet apuntaba a “detenciones arbitrarias, violaciones a las garantías al debido proceso” y casos de “tortura y desapariciones forzadas”.

Otro informe crítico elaborado recientemente por una Misión Internacional de la ONU acusó al mandatario venezolano, Nicolás Maduro, y a otros altos cargos como el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, de cometer crímenes de lesa humanidad.

En respuesta, Maduro presentó este miércoles ante la ONU, durante su intervención en la Asamblea General, un informe levantado recientemente por las instituciones venezolanas sobre la situación de los derechos humanos en el país.