Guevara fue detenido por los funcionarios de ese cuerpo cuando se encontraba en una autopista de Caracas, según se pudo ver en un video que él mismo trasmitió a través de sus redes sociales

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú condenó la detención arbitraria del exdiputado Freddy Guevara y las acciones de hostigamiento contra el líder opositor Juan Guaidó en Venezuela, porque considera que “erosionan las posibilidades de diálogo entre los venezolanos” para resolver la crisis política mediante elecciones libres y democráticas.

A través de su cuenta en Twitter, la cancillería de Perú agregó que el “respeto irrestricto” a los derechos humanos y “el restablecimiento de las libertades políticas” son condiciones indispensables para un proceso impulsado por los propios venezolanos para alcanzar una salida pacífica y constitucional a la crisis, con el apoyo de la comunidad internacional.

El Servicio de Inteligencia de Venezuela detuvo este lunes al exdiputado Guevara, un estrecho colaborador de Guaidó, quien denunció “amenazas” en su contra.

Guevara fue detenido por los funcionarios de ese cuerpo cuando se encontraba en una autopista de Caracas, según se pudo ver en un video que él mismo trasmitió a través de sus redes sociales.

Casi en paralelo, la esposa de Guaidó, Fabiana Rosales, denunció que la Policía había llegado a su residencia para llevarse detenido a su marido, quien, según videos difundidos por su equipo, intentó eludir su arresto encerrándose en su vehículo blindado.

En declaraciones a la prensa, Guaidó dijo que la presencia de sus vecinos y de los periodistas le ayudó a evitar su detención.

“No hay orden de detención porque lo que (…) hicieron fue hostigamiento, amenazas. Amenazaron con armas de fuego, de guerra, en un edificio residencial donde vivimos con nuestra familia”, dijo al tiempo que condenó la detención de su compañero de filas y del cual hasta ahora no se sabe su paradero, confirmaron sus abogados.

Mientras la Fiscalía confirmaba la detención de Guevara, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, comenzaba una reunión pública con otro sector minoritario de la oposición que se extendió más de tres horas como una forma de promover el “diálogo” nacional.