El jefe de la diplomacia de Maduro señaló que la organización no ha aportado nada al país

El canciller del Gobierno de Nicolás Maduro, Jorge Arreaza, rechazó este martes las críticas del Grupo Internacional de Contacto (GIC) sobre la renovación del poder electoral del país y señaló que “los muertos vivientes no suman”, al asegurar que esa organización “nada ha hecho” para solucionar la crisis venezolana.

“Durante tres años, el denominado Grupo Internacional de Contacto nada ha hecho, ni aportado a Venezuela. Murió al nacer. En las relaciones internacionales los muertos vivientes no suman, ni aportan”, dijo Arreaza en Twitter.

El mensaje es una respuesta a otro, publicado en la misma red, que hizo minutos antes el ministro de Relaciones Exteriores uruguayo, Ernesto Talvi, quien divulgó una declaración del CGI que rechaza “la forma como se integró el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela”.

El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela designó el viernes pasado una nueva junta directiva del CNE, tras la solicitud de un sector de la oposición, al no proceder el Parlamento a realizar los nombramientos tal y como le corresponde.

Esta decisión del Supremo puso al frente del órgano electoral a la exmagistrada Indira Alfonzo, quien fue sancionada en mayo de 2018 por el Gobierno de Canadá “en respuesta a las elecciones presidenciales ilegítimas y antidemocráticas” que se celebraron entonces y en las que Nicolás Maduro fue reelegido como presidente.