“Venezuela ratifica su voluntad de seguir cooperando con el Consejo de Derechos Humanos, sus mecanismos especiales y la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, siempre y cuando eviten ser instrumentalizados políticamente contra Estados soberanos e independientes”, agregó

La Cancillería del Gobierno de Nicolás Maduro rechazó este miércoles, 15 de julio, el nuevo informe presentado por al alta comisionada para los derechos humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Michelle Bachelet. Asegura el organismo diplomático que es una muestra de “doble rasero”.

“Este tendencioso informe, elaborado a partir de una cuestionada resolución del Consejo de Derechos Humanos, es muestra palpable del doble rasero, la manipulación y el vergonzoso uso político de los mecanismos internacionales por parte de un reducido grupo de países con graves expedientes de violación de derechos humanos y posiciones políticas manifiestamente hostiles hacia Venezuela”, señaló el Ministerio de Exteriores a través de un comunicado.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, señaló que “quedan en franca evidencia los gobiernos satélites de Estados Unidos al articular sus posiciones y acciones en los foros internacionales como parte de la agresión política y mediática contra Venezuela”.

Asegura el diplomático que no tiene el Consejo de Derechos Humanos, como tampoco ningún actor internacional, “facultad legal, ni mandato alguno, para pretender evaluar el funcionamiento constitucional de los poderes públicos y el desarrollo de los sectores económicos en Venezuela”.