La presidenta de Amavex, Helene Villalonga, lamentó que no se está protegiendo a “todas aquellas personas que han huido del país por motivos políticos”.

Una coalición venezolana urgió este miércoles 30 de octubre, al presidente de EEUU, Donald Trump, detener las deportaciones de venezolanos a terceros países, donde son “coaccionados” a devolverse a Venezuela, y las detenciones prolongadas que sufren estos inmigrantes que buscan asilo.

La Asociación Multicultural de Activistas Voz y Expresión (Amavex), denunció en una rueda de prensa en Miami, que este año por lo menos 300 venezolanos deportados a terceros países, han sido obligados en su llegada a los aeropuertos a comprar pasajes de regreso a Venezuela.

Esta coalición de unas treinta organizaciones a favor de los derechos humanos advirtió de esta nueva forma de deportación, en la que, una vez denegado el asilo, EEUU., envía a los venezolanos al último puerto desde el que se embarcaron para llegar al país.

“Estamos al frente ante un nuevo ‘modus operandi’ en el proceso de inmigración, en el que los agentes de aerolínea están cumpliendo funciones de inmigración”, criticó la presidenta de Amavex, Helene Villalonga.

La activista lamentó que no se está protegiendo a “todas aquellas personas que han huido del país por motivos políticos”.