En el sector oficialista “cada vez son más visibles los síntomas de desgaste y erosión”, lo cual “es una oportunidad para el bloque opositor”, oportunidad “que puede ser aprovechada o no”, subrayó el director de Delphos.

Hay dos hechos políticos al cierre de 2019 que no pasan desapercibidos para el director de la encuestadora Delphos, Félix Seijas: Por un lado, el descenso en el apoyo a Juan Guaidó, que todavía sigue siendo alto porque se ubica en alrededor de 45%. Y por otro, que el chavismo se erosiona cada vez más, hasta el punto de que el mismo chavismo duro pone en duda que Nicolás Maduro, deba seguir en el poder.

En el sector oficialista “cada vez son más visibles los síntomas de desgaste y erosión”, lo cual “es una oportunidad para el bloque opositor”, oportunidad “que puede ser aprovechada o no”, subrayó Seijas en el contexto del foro Perspectivas, organizado por el Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la UCAB.

“El liderazgo de Guaidó todavía se mantiene. Él se mantiene como el referente de los sectores opositores”, sostuvo. “¿Ha habido un desgaste? Sí ha habido un desgaste”, vinculado con las expectativas no satisfechas, pero todavía tiene niveles altos de aceptación.

Hay “un gran deseo por votar” y “un reclamo de la población” para que ese deseo de votar pueda ser ejercido, enfatizó el encuestador.

Pero los venezolanos también dicen que están dispuestos a protestar, destacó. No obstante, no será en diciembre, porque la actitud de los venezolanos es que “mi Navidad no me la tocas”.