El exmandarario español criticó la visita de Michelle Bachelet a Venezuela, asegurando que “tiene que ser mucho más claro y exigente en la defensa de los principios democráticos y de los derechos humanos”

El expresidente del Gobierno español, Felipe González, dijo este lunes 18 de junio que tiene “una esperanza muy limitada” en el diálogo que mantienen en Oslo el Gobierno venezolano y la oposición.

“No está bien planteado, está permitiendo a Maduro ganar tiempo”, un tiempo que el país no tiene debido a la “catástrofe bíblica que sufre”, afirmó González durante un debate con el escritor peruano Mario Vargas Llosa durante el XII Foro Atlántico de Madrid.

González también criticó la forma en que se desarrolló la semana pasada la visita a Venezuela de su “amiga” Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

“Uno tiene que ser mucho más claro y exigente en la defensa de los principios democráticos y de los derechos humanos”, afirmó González, que se refirió al llamamiento de Bachelet a la liberación de todos los presos políticos en el país.

El exmandatario español rechazó el “comercio de carne humana” pues en su opinión en Venezuela no debía haber ninguna persona en esas circunstancias.

La liberación parcial de presos políticos es algo que los responsables venezolanos “han aprendido maravillosamente” de los cubanos, afirmó.

Gonzáles, quien fue jefe del Gobierno socialista español entre 1982 y 1996, envió el mismo mensaje a la oposición venezolana: “hay que plantarse”, porque “no es digno democráticamente” sentarse a la mesa para negociar derechos humanos o democráticos o la liberación de presos políticos.

Según él, “Venezuela necesita urgentemente un Gobierno de transición, sin Maduro, que garantice un proceso electoral a nueve o diez meses donde estén representados todos los actores, y con un nuevo censo electoral”.

González recalcó que en ese Gobierno de transición tienen que estar los militares, ya que “no hay otra manera de garantizar un mínimo de seguridad” y de “contención” de las fuerzas de seguridad. Además, los militares controlan “la única logística que funciona” en el país, algo necesario para el eventual reparto de ayuda humanitaria internacional.

Vargas Llosa, por su parte, apuntó a los militares como al principal sostén de Maduro: “Si no hubiera la cúpula militar que defiende a Maduro, creo que Maduro hubiera dejado el poder hace tiempo”, sostuvo.

Añadió que el fallecido presidente Hugo Chávez “dio a los militares no sólo el narcotráfico, que es un extraordinario negocio en Venezuela, sino el control de empresas estatales”, lo que les coloca en una situación de vulnerabilidad en caso de un hipotético cambio de régimen.

González recordó que, debido a la salida masiva de venezolanos, más de cuatro millones de personas en los últimos años, Colombia “soporta una presión mayor” de la que tuvo la Unión Europea durante la crisis de los refugiados de 2015.