El expresidente español reconoció que tiene “amistad” con los tres grupos considerados como oposición

El expresidente del Gobierno español Felipe González, aseguró este miércoles que le “agobia” la división de los opositores al gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, y les instó a que logren un “acuerdo de mínimos” para no participar en las próximas elecciones, al considerar que no se dan las condiciones para que sean democráticas.

En una conferencia virtual organizada por el diario argentino Clarín, el político socialista reiteró que Maduro, cuya última reelección surgió a su juicio de unas elecciones “trucadas”, ejerce un “poder de facto” y no tiene “ni legitimidad de origen ni legitimidad de ejercicio”.

“Por tanto, algunos llaman a eso dictadura. Yo creo que es más una tiranía. Tiene esa parte dictatorial, pero también tiene esa parte arbitraria”, señaló.

“Yo he vivido durante muchos años una dictadura (en referencia a la de Francisco Franco en España) y curiosamente era una dictadura que como todas eran repulsivas y tratabas de acabar con ella, pero tenía reglas. El problema de Venezuela es que no tiene reglas”, sentenció.

Para González, no se dan las condiciones para que las elecciones legislativas convocadas el 6 de diciembre en el país caribeño, a las que no se presentarán 27 partidos opositores por considerar que no existen condiciones posibles para acudir a las urnas, sean “democráticas”.

Según añadió, los comicios se han convocado con un Consejo Nacional Electoral “que no es representativo” y con un Tribunal Supremo “que está a las ordenes de Maduro”.

“Y naturalmente no incluyendo en el censo a 5 millones de venezolanos que han tenido que huir de ese paraíso. Este sí que es el reino del neoempobrecimiento para todos menos para los que roban por arriba”, aseveró.

Foto: EFE

“Hay una sola verdad que ha dicho Maduro desde que es presidente de Venezuela: que nunca volverá a convocar elecciones para perderlas”, continuó.

El expresidente español reconoció que tiene “amistad” con los tres grupos considerados como oposición.

Estos son la “parte más radical en contra del régimen”, liderada por María Corina Machado; la que aceptó el “pacto” para participar de las elecciones, “que es en la que está el que fue candidato y probablemente le ganó las (últimas) elecciones a Maduro”, Henrique Capriles, y “el grupo de los cuatro partidos fundamentales que siguen controlando la mayoría de la Asamblea”, con Juan Guaidó al frente.

“Están divididos y a mí me agobia que estén divididos, preferiría que fueran a un acuerdo de mínimos en el que tuvieran claro que no se puede participar en unas elecciones en las que el dictador elige a sus oponentes, que es lo que está pasando”, señaló.