En los últimos días se han reportado avistamientos de cocodrilos en las costas del estado Miranda, sin embargo no se han reportado en las playas sino en instalaciones náuticas

Ante la presencia de cocodrilos en las costas mirandinas la Dirección de Asuntos Ambientales de la Organización Nacional de Salvamento y Seguridad Marítima de los Espacios Acuáticos de Venezuela (ONSA) reitera que no se recomienda intentar atraparlos; recuerdan que aunque su instinto no es atacar, responderán violentamente si se sienten acorralados.

Para ampliar información sobre este tema y crear conciencia, la ONSA presentó un conversatorio con dos especialistas; Samuel Hilevski, licenciado en Biología e integrante del Grupo de Especialistas de Cocodrilos de Venezuela y del Grupo de Especialistas en Cocodrilos De la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN); Carlos Alvarado, biológo (ecológo), coordinador de proyectos de Fundatropicos, biólogo encargado del programa de conservación del caimán del Orinoco en el Hato El Cedral; y Roger Barreto, licenciado en estudios ambientales con trabajaos sobre cocodrilos del Orinoco y de la costa.

Diferencias entre cocodrilos, caimanes y babas

Los que se han visto en las costas mirandinas son cocodrilos (caimán de la costa).

El biólogo Carlos Alvarado explica que los cocodrilidos se dividen en tres grupos: Alligatoridae, Crocodylidae y Gavialidae. En Venezuela tenemos dos especies de cocodrilo: el caimán del Orinoco y caimán de la costa; además de las babas, babo negro y morichalero.

“Cuando hablamos de caimán, caimán es un nombre común, pero en realidad son cocodrilos”, expresó.

¿Es normal este desplazamiento hacia zonas pobladas?

Dos posibilidades describe el especialista Samuel Hilevski:

Es posible que las poblaciones del caimán de la costa hayan podido obtener una mejoría gracias a las acciones para su preservación, aunque para ello se debería levantar un censo.

La otra posibilidad es que en algún momento, estas especies poblaron los lugares en los que se les ha visto.

Mientras tanto, Carlos Alvarado, apunta que otra explicación podría ser que se hayan producido cambios en su ecosistema, “esto produce un desplazamiento de esta especie… ya en el año 2016 habían casos de avistamientos de caimán de la costa en estos mismos sitios debido al aumento de la temperatura de la Laguna de Tacarigua”.

Es por ello que plantean la realización de un estudio que determine las causas de este fenómeno.

¿Son de agua salada o dulce?

La especie goza de una particularidad, posee unas glándulas que le permiten regular los niveles de sal en su organismo, por lo que es posible que se le encuentre tanto en el mar, como en otros cuerpos de agua.

Suelen ser aventureros

Añade el especialista Roger Barreto que estos cocodrilos suelen ser muy intrépidos “de la talla de 1,80 metros en adelante, suelen ser aventureros, suelen salir de los ecosistemas lagunares y se adentran en el mar buscando alimentos y esto ocasiona estos avistamientos”.

¿Si llegan a las playas atacarán a las personas?

Su primer instinto es el de huir, solo atacará si se siente amenazado. Es por ello que se recomienda no intentar acorralarlos o atraparlos.

¿Qué hacer si veo uno?

Lo que se indica en estos es casos es reportarlos a las autoridades competentes para que lo devuelvan a su hábitat.

La autoridad competente en estos casos son los bomberos marinos.

¿Cuántos ataques de caimanes de la costa se han reportado en Venezuela?

Un estudio del año 2010 reseña que se reportaron entre 30 y31 casos durante 52 años (un caso de accidente cada dos años).

En Venezuela no se reportan casos de ataques de ningún cocodrilo.

Es importante resaltar que no se debe generar alarma entorno a la presencia en las costas, en su lugar se recomienda documentarse para actuar prudentemente en caso de avistar un caimán.