El vehículo que aventó al Venerable era conducido por Fernando Bustamante, de 28 años de edad. Al doctor lo llevaron al Hospital Vargas, donde no había médico que lo atendiera

Con la identificación Expediente 32 quedó registrado para el sistema de justicia venezolano un hecho excepcional en la Caracas de 1919: la muerte de un ciudadano llamado José Gregorio Hernández, ocurrida en la esquina de Los Amadores. “Accidente de automóvil”, dice el documento, marcado por la hora del incidente: 2:15 pm.

Los protagonistas de este drama son el chofer, Fernando Bustamante; y el muerto, doctor José Gregorio Hernández. Bustamante conducía el vehículo solo al momento del evento.

Estos son algunos detalles del caso Hernández, con base en lo que recoge el expediente:

-El tribunal que investigó la muerte se constituyó en la esquina de Los Amadores, donde cayó el hoy Venerable.

-Fernando Bustamante, el conductor del vehículo que aventó a Hernández, tenía 28 años de edad. Estaba casado, habitaba en La Pastora y era amigo del médico. En su declaración al tribunal, dijo que le tenía gratitud “por servicios profesionales que gratuitamente me había prestado”.

-El 29 de junio de 1919 el “médico de los pobres”  -según la descripción de Bustamante- fue golpeado por el lado derecho del guardafangos del vehículo de Bustamante. Caminó un trecho “pretendiendo guardar el equilibrio” hasta que finalmente cayó de espaldas y se golpeó la cabeza contra la acera. Esta es la verdadera causa de su muerte: un golpe en la cabeza.

-El cuerpo de Hernández “quedó tendido en el pavimento de la calle, al lado de la acera”.

-El doctor, todavía con vida, fue llevado al Hospital Vargas por el mismo Bustamante. “Como en ese momento no se encontraba ningún médico en el hospital fuimos en el mismo auto por el doctor Razetti”, relata. Cuando retornaron al centro asistencial “un sacerdote que venía saliendo nos informó que ya el doctor Hernández había muerto”.