“Venezuela, en cantidad de indicadores, está dejando de ser un país de tipo latinoamericano para parecerse más a países africanos”, aseveró el investigador y sociólogo Luis España

Los niveles de pobreza que atraviesan en la actualidad los venezolanos son mucho mayores a los reportado en la historia del país, reveló este martes 7 de julio el sociólogo e investigador Luis España, durante la presentación de la Encuesta de Condiciones de Vida (Encovi) 2020, realizada por la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab).

“Venezuela nunca había tenido estos niveles de pobreza”, afirmó el también profesor de la Ucab, quién advirtió que “hasta que el país no vuelva a convivir con el sistema financiero internacional estaremos en precariedad absoluta”.

El investigador principal del proyecto indicó que 96% de hogares está situación de pobreza de ingresos, 54% en pobreza reciente, 68% en pobreza de consumo y 41% en pobreza crónica. “Venezuela es el segundo país más pobre y con más desigual de Latinoamérica”, acotó.

El ingreso del venezolano es de 0,72 centavos de dólar al día. “96,3% de la población vive en pobreza total por ingresos y 79,3% no tiene ni siquiera cómo cubrir canasta alimentaria (pobreza extrema)”, indicó.

El perfil del estrato más pobre es representado por mujeres, en un promedio de 46 años de edad, que cumplen el papel de jefes de hogar (72%), mientras 41,7% está en pareja y la familia está compuesta por 4,3 miembros. Solo 20,5% tiene educación media o superior.

El estudio demuestra que en estrato más pobre, 24,3% de viviendas no cuenta con agua, 22,1% no tiene sistema de aguas residuales y 10,4% está construido con materiales precarios. Además, existe hacinamiento (7,5 miembros por casa y 2,3 por habitación).

Los niveles de pobreza en Venezuela se comparan con los países más pobres del mundo y los que tienen mayor inestabilidad política, como Nigeria, Chad, Congo y Zimbaue.

Asimismo, Encovi demuestra que el desempleo es de 6,9% en el sector más vulnerable y en el más rico es de 2,1%.

La ocupación laboral femenina es de 29,1% vs 58,2% en estrato más rico y 92% de los menores asisten a la escuela en estrato más pobre, vs 96,1% en el más rico.

El investigador indicó que desde 2018 se duplicó peso de transferencias no laborales en ingreso de hogares. “Para hogares en pobreza extrema, estos bonos representan 45% del ingreso. Para los No pobres, 35%, su valor oscila entre $1 y $5”.

Las transferencias públicas (bonos) representan 25,3% del ingreso familiar total, mientras las transferencias privadas son mayores en quintiles de ingreso más altos que en los bajos, dijo España.

La encuesta también señaló que 5% de los pobres extremos no reciben la caja Comite Local de Abastecimiento Producción (Clap), 22% de los no pobres o no pobres extremos sí reciben la caja CLAP. A su vez, 39% dice recibir al menos 1 caja al mes, 15% cada dos meses y 46% sin periodicidad definida.