Los aumentos continúan pero la aglomeración fue parada en seco desde este martes 15 de diciembre, sin permitir pasajeros de pie. Pero la pregunta es ¿Hasta cuando mantendrán esta norma?

Luego de las medidas tomadas por el ejecutivo en donde advirtieron meter la lupa a la población por la pandemia y el eminente peligro de rebrote durante la flexibilización decembrina, se vieron algunas medidas específicamente en el municipio Baruta. 

Este martes 15 de diciembre se pudo observar en las unidades de transporte de la Línea Sureste con dirección Baruta – Chacaito, como no se permitieron pasajeros de pie dentro del autobús. 

Desde el sábado 12, el pasaje aumentó a 150 mil bolívares una diferencia de más del 100 % con respecto a los 60 mil en los que estaba antes.

El colector de una de las unidades explicaba que la medida se debía a un decreto del día anterior, aunque no especificó si fue una orden municipal, ya que funcionarios de Polibaruta se encontraban supervisando que se cumpliera la nueva norma. 

Es curioso como en semanas anteriores se observaba un lleno desmedido dentro de los autobuses que conducían esta dirección, lo mismo ocurrió durante la campaña electoral y otros actos ligados a la misma. 

“La pandemia no se va de viaje, debemos ser conscientes, el gobierno espero que finalizará su farsa electoral para descubrir que estábamos en riesgo”, declaró a Contrapunto Ligia Betancourt, usuaria de la Línea Sur.

“Esta línea es la peor de Venezuela, seria bueno que entrara en cintura. No respetan a nadie y en plena pandemia llenaban las unidades en cualquiera de la cuarentenas, flexible o radical”, señaló Carlos Aguero. 

Mientras la policía mandaba a cerrar las puertas de los buses, los fiscales se aseguraban de que se cumpliera la norma con ayuda de los colectores: “Quedan seis puestos, desde ayer no podemos cargar pasajeros parados”, repetían dependiendo de la cantidad de asientos que quedaran. 

No hay que fijar posición para entender que estamos en pandemia y que la misma no se va de vacaciones, así como llama la atención de cómo luego del anuncio de unas “Navidades Felices”, se entienda a mitad de mes que el riesgo está latente y que se irá eliminando poco a poco con la llegada de la vacuna. 

¡Amanecerá y veremos! Veremos si estas medidas son constantes o sigue la guachafita en todo el país, parecida a la que tenía con total libertad los transportistas de la Línea Sureste de Baruta – Chacaito.