Asegura que las sanciones iniciadas por Washington en 2014 provocaron, entre otras cosas, que 25 de las 50 firmas farmacéuticas dejaran el país

El ministro de Salud de Venezuela, Carlos Alvarado, aseguró que los problemas sanitarios que sufre el país, desde el aumento de casos de la difteria y el sarampión hasta la falta de medicamentos, son responsabilidad de Estados Unidos, “que con su bloqueo se ha convertido en el principal problema de salud” de nuestra nación.

“El bloqueo comercial del que somos víctimas por parte de Estados Unidos es el principal problema de salud”, afirmó el ministro durante una rueda de prensa en ocasión de su participación en la asamblea anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se celebra en Ginebra.

Sostuvo que las sanciones iniciadas por Washington en 2014 provocaron, entre otras cosas, que la mitad de las firmas farmacéuticas con presencia en Venezuela (25 de 50) dejaran el país.

Alvarado añadió que, de los 5.000 millones de euros correspondientes a fondos venezolanos congelados en bancos estadounidenses y europeos por las sanciones, al menos 600 millones estaban destinados a la compra de alimentos y medicinas, entre ellos 12 millones para la adquisición de vacunas a la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Aseguró el titular de salud que “Venezuela no se ha quedado de brazos cruzados y ha aumentado la cooperación sanitaria con países como Cuba, Rusia, China, Palestina, Irán o Turquía”, además con organizaciones como la OPS y la OMS.

Se pudo conocer que Alvarado se reunió en suiza con responsables del Comité Internacional de la Cruz Roja (Cicr) y de la OPS para incrementar las ayudas y compras de material sanitario y fármaco.

El ministro indicó que con la Cicr se analizó un aumento en el envío de antibióticos y anestésicos hospitalarios, mientras que con la directora general de la OPS, Carissa Etienne, se debatió este miércoles “la posible compra de materias primas para producir medicamentos en Venezuela”.

Reconoció el aumento de casos de enfermedades como el sarampión y la difteria, aunque no dio cifras concretas, y aseguró que en el último mes no se registraron nuevos contagios, negó la existencia de cólera en el país y subrayó que el único brote de malaria se limita al estado fronterizo de Bolívar.

También aseguró que los apagones sufridos en el país, durante los últimos meses, “parte de un sabotaje electrónico”, no produjeron muertes en los hospitales del país, ya que “hubo antecedentes en diciembre, en tres hospitales de Caracas”, a raíz de los cuales las autoridades estuvieron preparadas para las emergencia.

Además, reconoció que la falta de acceso a medicamentos afecta a toda la población venezolana, especialmente “a la población con menos recursos, que representa aproximadamente un 50%”.

Alvarado subrayó que no hay estimaciones oficiales respecto a la cifra de decesos a causa las restricciones que denuncia el Gobierno, pero mencionó que recientes estudios de expertos estadounidenses las cifran en más de 40.000.

El ministro defendió que “todos los hospitales del país están funcionando, aunque no al cien por cien de su capacidad”, y detalló que los principales proveedores de medicamentos para el país son la OPS, Cuba y China.