“Esperamos con ansias el día en que se celebren elecciones, se establezca un nuevo gobierno democrático y se puedan levantar las sanciones”, dijo el representante especial para Venezuela en el Departamento de Estado de EEUU, Elliot Abrams

Elecciones libres y justas sin Nicolás Maduro y Juan Guaidó, es lo que propone el representante especial para Venezuela en el Departamento de Estado de EE.UU., Elliot Abrams, para levantar las sanciones de Estados Unidos contra Venezuela.

El planteamiento busca la conformación de un Consejo de Estado, con los miembros electos de la Asamblea Nacional de ambos polos políticos, que lleve a un proceso electoral democrático.

Abrams, destacó que “la democracia no se trata solo de elecciones. Un Consejo Nacional Electoral nuevo, equilibrado e independiente también es crítico, y una Corte Suprema independiente debe reemplazar al actual, que no es más que un brazo del régimen de Maduro. Una democracia vibrante también exige medios libres e independientes, con el fin de la censura generalizada del régimen”.

A su vez, reitera que Estados Unidos no apoya a ningún partido político en particular en Venezuela. “Apoyamos el retorno a la democracia y creemos que todos los partidos, incluido el partido del régimen, el PSUV, deberían poder competir en igualdad de condiciones en elecciones libres y justas. Esto significa el fin de los enjuiciamientos injustos, que han dejado a decenas de miembros del Parlamento en el exilio, cuatro en prisión y muchos más excluidos de postularse para un cargo, incluido Guaidó, que continuaría como presidente de la AN hasta nuevo parlamentario y elecciones presidenciales”.

El representante del Departamento de Estado aseguró que Estados Unidos reconocerá los resultados de una elección libre y justa, “sin importar qué partido gane; a lo que nos oponemos es al abuso del poder del estado, que le permite a una de las partes gobernar indefinidamente”.

“Hasta que se logre ese objetivo, nuestra presión se fortalecerá. Esperamos con ansias el día en que se celebren elecciones, se establezca un nuevo gobierno democrático y se puedan levantar las sanciones. Esperamos restaurar una vez cerca Venezuela-EE.UU. relaciones, para ayudar a los migrantes y refugiados venezolanos desplazados por la crisis a regresar a su amado país, y ver a los niños de Venezuela compartir nuevamente la generosidad natural de su país”, puntualizó.