La reducción o eliminación de primas, aunada a los bajos salarios, han borrado las diferencias de otrora y han unido a los gremios en un solo reclamo: la derogatoria de las medidas tomadas por la Onapre y la OPSU

Algunos no se hablan, o se hablan poco; o si lo hacen es para reclamar cosas. Otros a lo mejor se tienen desconfianza, o militan en diferentes organizaciones políticas. Pero las medidas tomadas por el Ministerio de Educación Universitaria han hecho que los trabajadores de universidades del país, como la Central de Venezuela o la Simón Bolívar, se pongan de acuerdo para reclamar los derechos laborales que consideran violentados.

En marzo pasado los gremios afirmaron que la Onapre se porta como “manos de tijera”. Las medidas tomadas no solo afectan a los universitarios, sino a todos los empleados públicos.

Sin embargo, son los universitarios los que han llevado la batuta del descontento-.

“Los trabajadores, jubilados o no, estamos hartos de dádivas. Queremos el reconocimiento de la labor cumplida a diario”, sentencia William Anseume, presidente de la Asociación de Profesores de la USB (Apusb).

Este lunes 2 de mayo un pronunciamiento conjunto de toda la comunidad de la UCV marcó un antes y un después. Al grito de “U-U-UCV” los gremios cerraron una declaración en la que se comprometieron a luchar por la restitución de sus beneficios, como el pago de primas.

“Nos estamos defendiendo todos”, destacó el secretario ucevista, Amalio Belmonte.

“Nuestros derechos son inalienables. Por eso estamos constituyendo esto: gremios y autoridades universitarias unidos en la defensa de la dignidad universitaria”, subrayó Tulio Olmos, vicepresidente de la Asociación de Profesores de la UCV (Apucv).

“Nos han quitado nuestras primas y nos han quitado nuestro salario”, reprochó Argelia Castillo, secretaria de Apufat.

Se trata de visibilizar el atropello que pretende cometer el gobierno, violando la Constitución y normas internacionales, resaltó Olmos.

Desde febrero de este año la decisión de imponer tablas salariales que reducen beneficios, como las primas, han llevado a profesores, empleados y estudiantes a mantener protestas en las calles. En marzo les gritaron neoliberales a los funcionarios del Ministerio de Planificación. En abril los acusaron de tecnócratas y patiquines. En mayo, cada quien en su estilo, mantendrán los reclamos por todas las vías, como lo confirmaron los voceros de los gremios.

Eduardo Sánchez, presidente del Sindicato de Trabajadores de la UCV, agradeció el apoyo de las autoridades de la UCV a las manifestaciones. No dudo en calificar como un robo las medidas tomadas.

“Menos mal que son obreros los que están gobernando”, ironizó el dirigente sindical.

Todas las conquistas, subrayó, nos las han borrado de un plumazo, deploró.

Hay una política destinada al empobrecimiento de los trabajadores, asegura Sánchez.

Para los gremios el propósito de las protestas está claro: que se deroguen las normas que están afectando los derechos de los trabajadores.

Los derechos son inalienables, sentenció Olmos.