Es riesgoso el retorno a clases en estas condiciones, enfatiza la doctora María Eugenia Landaeta. “Si nos llaman no vamos a ir”, subraya la profesora Griselda Sánchez

El sector salud y el sector educación en Venezuela no están en condiciones de retornar a clases en octubre, en un sistema semipresencial.

En este momento, con un aumento en el número de casos, es riesgoso comenzar un régimen de clases semipresencial, señaló María Eugenia Landaeta, infectóloga. Y hacerlo presencial es complicado por las condiciones que se necesitan, detalló en entrevista con Unión Radio.

Para volver a clases presenciales se necesitan condiciones determinadas, difíciles de cumplir.

Según Griselda Sánchez, coordinadora nacional de la coalición de trabajadores públicos por el sector educación, enfatizó que no hay condiciones para eso. “Si nos llaman no vamos a ir”, aseveró. “Si nos van a despedir, vamos a luchar”, advirtió.

Hay problemas de la planta física, no ha agua, no hay desinfectantes en las escuelas y la parte de bioseguridad no se podrá cubrir. Si ni siquiera se puede asear un plantel, mucho menos habrá gel y tapabocas.

Landaeta aclaró que no se ha reducido el número de casos diarios y creemos que hay un gran subregistro. En este momento el sistema de salud no puede absorber la explosión de casos que se produciría, aseguró.

La médica señaló que, para volver a clases, debe haber distanciamiento social en los recreos y en clases, pupitres separados a un metro de distancia, estudiantes con mascarilla todo el tiempo, lavado de manos cada dos horas y gel en el bolsillo.

Pero a distancia tampoco funciona, acotó Sánchez.