Humberto Prado, director del OVP, detalló que 61% de los fallecimientos son por enfermedades y 31% por violencia dentro de los penales

El Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) aseguró que durante el primer semestre de 2019 murieron 59 reclusos en las cárceles venezolanas; las complicaciones de salud y la violencia las principales causas de los fallecimientos.

El director del OVP, Humberto Prado, precisó que 61% de los fallecimientos pueden ser atribuidos a “situaciones de salud” por enfermedades como tuberculosis, hepatitis, malaria y sida, y 31% por la violencia.

Los reclusos, insistió Prado, requieren de atención inmediata “no solo de los organismos del Estado, sino de los organismos internacionales”.

El defensor de los derechos humanos abogó por el ingreso de la ayuda humanitaria a las cárceles, ya que los presos no solo mueren por enfermedades sino también por desnutrición, situación de la que culpa a la “falta de atención del Estado”.

Precisó que desde hace ocho años, cuando se creó el Ministerio del Servicio Penitenciario, han muerto 2.700 privados de libertad. Desde la llegada al poder del presidente Hugo Chávez, en 1999, se han registrado 7.200 muertes.

“El 50% de la población penitenciaria está recluida por robo, mientras que otro 20% es por drogas”, explicó Prado; alertó que más de 57% de la población reclusa venezolana “está en manos de los pranes” y “bajo la complicidad del Estado”.