El ministro para la Educación Universitaria, César Trompiz afirmó que esta designación es para que “se tomen las riendas con el objeto de avanzar en la regularidad institucional”

Este jueves, el Consejo Nacional de Universidades (CNU) designó a las nuevas autoridades para la Universidad Simón Bolívar (USB), hecho que la comunidad de esa institución y del resto de las universidades autónomas calificaron como una “intervención”.

Según la información que se conoce, el nuevo rector de la casa de estudios es Jorge Stefani, además Victor Theoktisto, fue designado como vicerrector académico y José Hernández como vicerrector administrativo.

En ese sentido, el ministro para la Educación Universitaria, César Trompiz afirmó en una entrevista por Venezolana de Televisión (VTV), que está designación es para que “se tomen las riendas con el objeto de avanzar en la regularidad institucional y en los aportes sustantivos que esta universidad da a nuestro país”.

Además de eso, se supo que durante el consejo donde se votó por la designación de Stefani como la máxima autoridad de la Simón Bolívar, la Universidad de Los Andes (ULA), Universidad Central de Venezuela (UCV), Universidad de Oriente (UDO),  la Universidad Nacional Experimental Politécnica Antonio José de Sucre (Unexpo), Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA) y la Universidad del Zulia (LUZ) salvaron su voto, mientras el Consejo Nacional de Universidad aprobó las tres nuevas autoridades.

William Anseume, presidente de la Asociación de Profesores de la USB, manifestó que con esta decisión “se consuma parte del proyecto de toma de la universidad venezolana por parte del Estado venezolano”, dijo a la ONG Aula Abierta.

Anseume cuestionó la salida de quien fue el vicerrector académico encargado. “Uno de los nuevos miembros de la universidad es el representante del ministro en el Consejo Directivo, por lo que da cuenta de cómo es la situación en nuestra universidad”, denunció.

Otro de los gremios en sumarse fue la Asociación de Profesores de la UCV, que manifestó su solidaridad con la comunidad uesebista “ante la decisión del régimen  de designar ilegalmente  sus autoridades”.