Luego del corte del servicio eléctrico y el cerco policial, fue entregado al colectivo de Protección de la Embajada una notificación que responde a la solicitud de los representantes designados por Juan Guiado, Carlos Vecchio y Gustavo Tarre, que de no ser cumplida serán arrestados

La policía Metropolitana de Washington DC entregó a Codepink, colectivo de Protección de la Embajada, que habitaban la sede diplomática de Venezuela en Washington DC, Estados Unidos, una orden de desalojo inmediato, según la solicitud de los representantes designados por Juan Guaidó, Carlos Vecchio y Gustavo Tarre.

La notificación expresa el reconocimiento a Vecchio y Tarre como embajadores oficiales de Venezuela ante Estados Unidos y la OEA, respectivamente, les otorga el poder sobre la propiedad que es usada para asuntos oficiales y diplomáticos.

A su vez, les recuerda a los que habitaban la embajada que los representantes tienen potestad para desalojar a quienes consideren, así como su no retorno. De no cumplir con la orden, serán arrestados según las leyes estadales.


El colectivo de Protección de la Embajada se mantuvo dentro del edificio mientras la polícia estadal rompía las cadenas para ingresar al recinto. “We’ll keep fighting againsst the Coup”, “seguiremos luchando contra el golpe”, se escuchaba desde las ventanas y las afueras del edificio.

La abogada defensora de simpatizantes del gobierno de Nicolás Maduro argumentó a los policías que el desalojo constituía una violación al Acuerdo de Viena y al derecho venezolano. Pese a esto, las personas abandonaron el edificio con el cuadro de Simón Bolívar, mientras gritaban “¡Bolívar y Chávez viven!”.

Previamente, el gobierno norteamericano habría cortado el servicio eléctrico de la Embajada y cercado el edificio para evitar el ingreso de alimentos y bebidas hacia los protestantes.