El organismo afirma que Venezuela es el menos pacífico de la zona y uno de los menos pacíficos a nivel global, en el puesto 152, debido al crecimiento en el terrorismo político

Este jueves, el Instituto de Economía y Paz publicó un informe donde afirma que Suramérica experimentó en 2020 el segundo mayor deterioro por regiones en sus niveles de paz global, siendo Venezuela el país “menos pacífico” de la zona y uno de los más peligrosos del mundo, según sus cifras

El documento anual, que evalúa 163 estados y territorios y abarca el 99,7 % de la población mundial, revela que el nivel medio de paz decreció en 2020 en un 0,9 % al haber encontrado que seis países suramericanos registraron deterioros frente a cuatro.

Ninguno de ellos figura entre los países 50 más pacíficos del mundo y este deterioro en esa área ha estado impulsado por un incremento de manifestaciones violentas y el empeoramiento de las relaciones entre países de la región, según dijo a Efe el fundador del instituto, Steve Killelea.

Foto: Contrapunto
Foto: Contrapunto

En ese sentido, el informe explica que Venezuela es el menos pacífico de la zona y uno de los menos pacíficos a nivel global, en el puesto 152, debido a que en 2020 habría aumentado el terrorismo político.

Como factores detrás de la situación de ese país, se citan la propagación de las violaciones de derechos civiles y políticos y los altos niveles de corrupción y represión del gobierno. Sin embargo, sí registró mejoras en su tasa de homicidios y hubo una bajada en el número de muertes a consecuencia del conflicto interno, según esto.

Pese a que Uruguay es el más pacífico de Suramérica, registró el mayor deterioro de paz de toda la región y su marcador se resintió -en un 6,8 %- por el aumento de la inestabilidad política, crimen violento y manifestaciones violentas.

Antes de la pandemia, los sindicatos uruguayos anunciaron que resistirían las reformas laborales y económicas del nuevo gobierno de Lacalle, lo que derivó en huelgas y manifestaciones.

Además, el efecto económico de la pandemia ha exacerbado que los riesgos de estas divisiones crezcan, subraya el informe.

Argentina registró “el mayor incremento de paz de la región” y se sitúa en segundo lugar -y 68 del mundo-, observó Killelea.

Según explicó, la situación argentina “mejoró gracias a mejoras detectadas en el impacto del terrorismo, una caída en el nivel de terror policial, un aumento de la sensación de seguridad ciudadana y una bajada en la inestabilidad política”.

Brasil, en la posición 128, detectó el mayor miedo a la violencia con un 83 % de sus ciudadanos muy preocupados por la posibilidad de ser víctimas de un crimen violento.

Mientras que muchos países de América Latina experimentaron una gran caída en los homicidios y crímenes violentos cometidos en la calle, los confinamientos en Brasil no tuvieron ningún impacto.