En tres años de medidas cautelares para el Hospital de Niños JM de los Ríos, se ha logrado “de poco a nada” para mejorar la atención a los pacientes, pero ha servido de mucho para la memoria social, explicó este martes el doctor Carlos Trapani, coordinador de Cecodap.

Recordó que la primera medida fue por el servicio de hematología del centro asistencial, y que se recurrió a organismos internacionales porque se agotaron las vías nacionales. Posteriormente, se amplió a 13 servicios, para llegar 14 con medidas cautelares.

Desde el otorgamiento de las medidas han fallecido unos 30 niños, solo en el servicio de hematología, estimó.

Trapani señaló que pese a ello, tiene sentido acudir a los organismos internacionales.

Hay un compromiso ético con los niños, insistió el abogado en entrevista con Unión Radio, refiriéndose a los infantes recluidos en ese centro asistencial de Caracas.