La alta comisionada, Michelle Bachelet defendió el papel de la sociedad civil para hacer un seguimiento de las políticas públicas y de su impacto en la sociedad, y lanzó un llamamiento para proteger a los activistas y defensores de los derechos humanos de ataques

Este martes, la diputada electa en 2015, Delsa Solórzano, reiteró que el informe de la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos Michel Bachelet evidencia una la grave violación de Derechos Humanos en Venezuela.

La dirigente de la oposición que en estos momentos tiene COVID-19 destacó que, el texto saluda la “cooperación” que ha sostenido con el gobierno de Nicolás Maduro, así como “visitas” a los centros de reclusión de los presos políticos.

“Cuando la verdad es que en la DGCIM siguen torturando a los presos políticos como es el caso de Luis De La Sotta y la respuesta que ha dado la oficina de Bachelet en Venezuela es que no los dejan entrar”, dijo.

Además de eso, dijo que el informe detalla que en el país se criminaliza a los defensores de derechos humanos.

“Las violaciones a los DDHH van desde amenazas fundadas y creíbles, hasta detenciones arbitrarias, contra hombres y mujeres defensores de DDHH”, afirmó.

Sin embargo, la alta comisionada, Michelle Bachelet defendió el papel de la sociedad civil para hacer un seguimiento de las políticas públicas y de su impacto en la sociedad, y lanzó un llamamiento para proteger a los activistas y defensores de los derechos humanos de ataques, intimidación o de la criminalización de su trabajo.

En ese sentido, Bachelet, pidió en ese informa a todos los países que tienen sanciones sectoriales contra Venezuela que las levanten debido a que han agravado la precaria situación económica y social de la población.

“La situación humanitaria y económica preexistente se vio agravada tanto por la pandemia de covid-19 cuanto por las sanciones sectoriales, limitando aún más el acceso a los servicios básicos. Reitero mi llamado a que se levanten estas sanciones”, señaló en el texto.