“Planificamos llegar poco a poco a hasta 185.000 personas -niños menores de 6 años y el personal de sus escuelas- para finales de 2021; 850.000 personas para el final del año escolar 2021-22 y 1,5 millones de personas a finales del curso escolar 2022-23”, explica Susana Rico, representante del Programa Mundial de Alimentos en Venezuela

Durante varios años las organizaciones no gubernamentales de Venezuela solicitaron el ingreso del Programa Mundial de Alimentos (PMA) para atender a los sectores más vulnerados por la emergencia humanitaria compleja. Finalmente el PMA llegó a territorio venezolano. Susana Rico, representante del programa en el país, respondió algunas preguntas -mediante un cuestionario- para contrapunto.com gracias a la facilitación de Alexis Masciarelli.

-¿Cuáles son los estados que recibirán alimentos y por qué? ¿Cuántos beneficiarios por estado y en cuánto tiempo? ¿Qué se han planteado para los que quedan por fuera?

-La prioridad de WFP es llegar a los niños menores de 6 años matriculados en los centros exclusivamente de educación preescolar en los 9 estados de Venezuela identificados como los más afectados por la inseguridad alimentaria severa. Estos estados son Amazonas, Anzoátegui, Bolívar, Delta Amacuro, Falcón, Miranda, Monagas, Táchira y Zulia. Las primeras distribuciones se han organizado en Falcón antes de una expansión progresiva prevista a los otros estados. La cantidad de personas que recibirán nuestra asistencia en cada estado dependerá de la población de este estado y de los números de niños matriculados en las escuelas iniciales. La comida solo se entrega a personas que están en Venezuela. Planificamos llegar poco a poco a hasta 185.000 personas -niños menores de 6 años y el personal de
sus escuelas- para finales de 2021; 850.000 personas para el final del año escolar 2021-22 y 1,5 millones de personas a finales del curso escolar 2022-23.

-¿Hay adolescentes y adultos entre los beneficiarios?

-El programa de comidas escolares prioriza a niños de menos de 6 años de estos centros educativos. Se asiste, asimismo, al personal docente, administrativo y de apoyo de las mismas escuelas.

-¿De dónde vienen los alimentos? ¿Se han planteado trabajar con alimentos producidos en Venezuela? ¿Qué necesitarían para ello?

-Los primeros kits de alimentos llegaron a Venezuela desde nuestro centro logístico subregional más cercano, en Colombia. El WFP siempre está buscando las mejores opciones para comprar alimentos en las cantidades y la calidad requeridas, incluso en los mercados locales de todos los países donde operamos en el mundo. Todavía no estamos comprando alimentos en Venezuela visto que nuestra oficina acaba de abrir. Sólo compraremos localmente después de evaluar la viabilidad y la conveniencia de dicha acción, de modo que no afecte los precios de los alimentos en los mercados locales.

-¿En qué se diferencia el paquete de alimentos que entregan del CLAP que entrega la administración de Maduro?

-Los alimentos de WFP se entregan sin referencia a otros programas proporcionados por otras entidades. Nosotros nos encargamos de aliviar las necesidades de seguridad alimentaria de los niños. Como las escuelas están actualmente cerradas, nuestra asistencia se distribuye a los niños en forma de ración para llevar a casa. La ración mensual para cada niño y niña menor de 6 años contiene 6 kilos de arroz, 4 kilos de lentejas, 454 gramos de sal yodada y 1 litro de aceite vegetal. Estas raciones se seguirán entregando una vez al mes a cada niño hasta que las escuelas reabran. Luego de la reapertura, las comidas calientes se servirán directamente en la escuela a los niños y al personal escolar. 

-¿Cuántos centros logísticos van a tener? ¿Cuál es su capacidad?

-Para iniciar las operaciones, WFP abrió el primer centro logístico en Maracaibo. Será nuestra base para las operaciones en el occidente del país. Otros centros logísticos posiblemente serán necesarios cuando llevaremos a cabo la expansión de nuestro programa.

-Si se entregarán alimentos para llevar a casa, ¿cómo garantizarán que sea el niño quien los coma en el hogar? Es decir, ¿cómo harán el seguimiento? ¿Con lo que se está entregando cuántas comidas al día por persona pueden garantizar?

-Nuestras raciones para llevar a casa cubren en un tercio más de las necesidades diarias del niño al que llevamos alimentos, porque se espera que –como ocurre en nuestras operaciones en todo el mundo—la familia compartirá parte de esos alimentos.  Un padre o una madre se ocupará de todos sus hijos… Cada mes, los socios implementadores y el WFP hace un seguimiento con las familias que reciben alimentos para que describan cómo les ha ayudado esta asistencia alimentaria.

-¿Van a solicitar la reapertura de las escuelas, a partir de septiembre, para poder entregar los alimentos en las escuelas?

-La decisión de abrir las escuelas pertenece a las autoridades y está relacionada con las razones sanitarias por las que se han cerrado. Dicho esto, una vez que las autoridades educativas reabran las escuelas, apoyaremos en la mejora de las cocinas y brindaremos capacitaciones técnicas en el manejo de alimentos al personal de las cocinas para que comiencen a servir comidas calientes en los comedores escolares.

-¿Están solicitando apoyo de donantes? ¿Cuántos recursos necesitan, para cuánto tiempo y para cuántas personas?

-La comunidad donante internacional ha contribuido y prometido financiamiento por unos 32 millones de dólares. Esto nos permite financiar nuestro programa de comidas escolares en Venezuela hasta finales de este año. Pedimos a los donantes que continúen con su apoyo el año entrante para que no haya interrupciones en nuestra cadena de suministro y así garanticemos que los niños en las escuelas sigan recibiendo sus comidas escolares.