Uno de los recortes más graves es el de la prima de antigüedad, subrayó Janectsy López, coordinadora administrativa del Rectorado de la Universidad Central de Venezuela

Una reunión por zoom, celebrada el pasado viernes 29 de abril, cerró con broche de oro un cuatrimestre cargado de protestas de trabajadores del sector público venezolano, y en especial, de los universitarios. Janectsy López, coordinadora administrativa del Rectorado de la Universidad Central de Venezuela (UCV), detalló que la reunión era para que la Onapre y la OPSU impartiera los lineamientos para el pago de las nóminas a partir de la primera quincena de mayo de este año.

Los lineamientos no solo desconocen “los convenios que tenemos aprobados” y que han logrado los gremios, sino que registran “una disminución de todos los beneficios”. Todo esto esto afecta a la comunidad ucevista, formada por unas 20 mil personas.

El caso más representativo, apuntó, es el de las prima de antigüedad: “Están obligando a que las instituciones universitarias apliquen la fórmula que ellos acaban de aprobar en el instructivo, desconociendo los acuerdos y los convenios internos”.

El instructivo se aprobó el 15 de marzo de este año. Las primas, como lo recordó López, se cobran desde el año 2008.

La nueva fórmula desconoce la antigüedad de cada trabajador, puntualizó. Es decir, que si un profesor o un trabajador tiene 30 o 40 años de trabajo, los pierde, porque según esta directriz “se establece que es hasta 23 años”.

Pero no es solo la prima de antigüedad. La misma reducción se observa en la prima familiar. De acuerdo con López, “ellos establecen 17,50 y la mayoría de las universidades la tienen en 70 bolívares”.

Para la coordinadora, la reunión del viernes fue especialmente grave, porque además “nos están obligando a trabajar con un tiempo que no nos permite la revisión del proceso administrativo”.

Para la primera quincena de mayo, acotó, “nos queda un día para hacer nóminas, para montar las nóminas de 20 mil personas”.

La maqueta debe coincidir con el llamado TXT, precisó. “Esto es el control completo. No tenemos autonomía para el trabajo de la nómina”, alertó. Si una persona ingresa, por ejemplo, podrá comenzar a cobrar su sueldo varios meses después.