Gasoil, pruebas para detectar la COVID-19 y vacunas anticovid son algunas de las peticiones al Estado venezolano

La financiación humanitaria para Venezuela “no va bien”, alertó este lunes la nutricionista Susana Raffalli.

En 2020, el plan humanitario era de 800 millones de dólares y no se recaudó ni 40%, y era para atender solo a 30% de las personas con necesidades, precisó.

Las mujeres somos más vulnerables en una crisis alimentaria como la venezolana, señaló.

La desnutrición aguda, con pérdida de peso, la estamos observando en los varones, porque hay la creencia de que el niño puede aguantar más hambre. La desnutrición crónica, con retardo del crecimiento, la vemos en las niñas, describió la experta.

Por la construcción social las mujeres somos cuidadoras, no es lo mismo tener hambre y ser mujer que tener hambre y ser hombre, porque las mujeres administran las cosas y se quedan sin comer o se reservan la peor parte, detalló Raffalli en entrevista con Unión Radio.

Las mujeres son las que van a los mercados cercanos a la casa, que son los más inhóspitos, subrayó.

Si alguien en casa se queda sin comida para que coman otros se trata “de la anciana de la casa”, explicó Raffalli. Los riesgos de osteoporosis y de anemia son mayores en las adultas mayores.

En los dispensarios de Cáritas las causas de consulta por ansiedad y violencia se cuadruplicaron, acotó, y la mayoría son mujeres.

Las mujeres del sector informal, para poder sobrevivir en cuarentena, han echado mano de lo que sea, y vemos cosas terribles como dejar de comer, el trabajo sexual pagado con comida y tráfico humano.