Más de 80 familias solicitan el pronunciamiento de la oficina de Bachelet, la Iglesia y la Cruz Roja Internacional

Familiares de los presos políticos civiles y militares encarcelados en la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim), comenzaron una campaña para exigir la fe de vida de sus seres queridos.

Son más de 80 familias las que solicitan la intercesión de organizaciones de derechos humanos, iglesia, Cruz Roja y representantes en Venezuela de la oficina de la alta comisionada de DDHH, Michelle Bachelet.

Molly De La Sotta, hermana del capitán de navío Luis De La Sotta, reafirmó que todos “están siendo torturados en los sótanos de la Dgcim”.

De La Sota vio a su hermano por última vez el 14 de marzo. Este 18 de mayo se cumplen dos años de su detención.

En entrevista con El Pitazo, De La Sota contó que su hermano fue trasladado a “La casa de los sueños”, un sótano nuevo en la Dgcim que tiene celdas que miden 3X2 metros.