El experto señala que debe apostarse a robustecer el sistema de diagnóstico y que dividir los casos entre nacionales e importados no tiene mucha relevancia.

Julio Castro sostiene que la importación de casos seguirá siendo un hecho en todo el planeta y en el caso venezolano hay que bajarle el tono a la culpabilización de los migrantes.

Señala que debe evitarse que la gente sienta miedo a ser estigmatizada por el diagnóstico de coronavirus “porque atenta contra el combate a la pandemia”.