“En 33 recomendaciones incluso ha habido retrocesos, especialmente en las referidas a detenciones arbitrarias, separación de poderes y derechos económicos, sociales y culturales”, afirmó Andrea Santacruz, directora del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Metropolitana

El Estado venezolano no ha cumplido ni una sola de las 43 recomendaciones que hizo la oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos entre 2019 y 2021, denunció este jueves Andrea Santacruz, directora del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Metropolitana.

“En 33 recomendaciones incluso ha habido retrocesos, especialmente en las referidas a detenciones arbitrarias, separación de poderes y derechos económicos, sociales y culturales”, afirmó Santacruz en el contexto del diálogo interactivo sobre el informe de la alta comisionada, Michelle Bachelet.

“Las autoridades venezolanas continúan realizando detenciones arbitrarias y desapariciones forzadas de corto tiempo. La privación preventiva de libertad se ha convertido en la regla”. Incluso, en marzo de 2021 “había 65 mil personas privadas de libertad en centros de detención preventiva o en calabozos policiales”.

Aunque las autoridades policiales han procesado algunos casos de violaciones de DDHH “las condenas han sido insuficientes, y se han limitado a los autores materiales o al personal subalterno, excluyendo deliberadamente las cadenas de mando”, criticó Santacruz.

La activista instó a que continúe el trabajo de la Alta Comisionada y de la Misión Independiente de Determinación de Hechos porque “todos los mecanismos de protección son necesarios en Venezuela”.