El especialista Arnaldo Espinoza aclaró a Contrapunto que la única manera de que se pueda extraer la información de un chat es “con uno de los dos dispositivos de la conversación en la mano”

Este martes el servicio de mensajería Whatsapp, aseguró que las conversaciones y archivos compartidos en dicha plataforma con otros usuarios son totalmente seguras, encriptadas, por lo tanto nadie debería intervenir en las conversaciones entre usuarios, debido a los altos métodos de seguridad.

“Creemos que las personas tienen derecho a una conversación privada porque cuando se garantiza la privacidad, es más fácil ser uno mismo y conectarse de forma segura. Es por eso que el cifrado de extremo a extremo es el núcleo de lo que hacemos“, señala el mensaje publicado en su cuenta oficial en Twitter.

En ese sentido, el especialista Arnaldo Espinoza aclaró a Contrapunto que la única manera de que se pueda extraer la información de un chat es “con uno de los dos dispositivos de la conversación en la mano”.

“Claro que lo pueden hacer, pero si tienes uno de los teléfonos en tu mano, poseer el equipo para sustraer la información sin necesidad de desbloquear el dispositivos, un respaldo de la información y una orden judicial que autorice este procedimiento”, dijo Espinoza,

El experto afirmó que esto es un recurso usado en Estados Unidos durante juicios e investigaciones, pero que tiene que haber consentimiento de esto.

Días antes de conversar Espinoza aclaró en un hilo de Twitter que en el mundo existen gobiernos, cuerpos de policía y de investigación que han comprado equipos de análisis forense digital que permiten interceptar comunicaciones para fines perfectamente legales, como el combate al narcotráfico o al lavado de dinero.

EFE

“Estos equipos tienen funciones perfectamente legales en temas de investigación criminal, pero algunos gobiernos también lo usan para perseguir disidencia y periodistas, como Myanmar, Rusia o Arabia Saudita”, detalló.

Todo esto ocurre días después de que el presidente de la Asamblea Nacional electa en 2020, Jorge Rodríguez mostró en una rueda de prensa una serie de gráficas donde se muestran conversaciones de Whatsapp entre varios dirigentes de Voluntad Popular, como Emilio Graterón, Hasler Iglesias, Gilber Caro, Luis Somaza y Freddy Guevara.

En esas imágenes el dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) acusó al partido opositor de los hechos de violencia ocurridos la semana pasada en la Cota 905 y La Vega, además de financiar grupos armados para una acción que llamaron: Operación Liberación de La Vega.

EFE

En dichas conversaciones, según la versión de Rodríguez, dialogaban en un lenguaje cifrado acerca de preparar los tiroteos de la semana pasada junto a las bandas criminales.

“Como fracasaron en los intentos de violencia extrema por el Bicentenario de Carabobo (…) entonces lanzaron la operación de malandros, paramilitares y terroristas entrenados en Colombia”, dijo Rodríguez.

Por su parte, el líder opositor Juan Guaidó dijo, luego de todos estos hechos y la declaración de Whatsapp en Twitter que los chats son encriptados “de punto a punto” y no son vulnerables a espionaje, como inventó “hoy el psiquiatra de Maduro, quien quedó en ridículo nuevamente ante el mundo. Es vulgar persecución. Desaparecer personas constituye delito de lesa humanidad”, aseveró.

De todos estos hechos Jorge Rodríguez exigió a la Fiscalía General que emita órdenes de captura en contra de los dirigentes de Voluntad Popular Emilio Graterón, Gilber Caro, Luis Somaza y Hasler Iglesias.