El analista fue acusado por “instigación al odio”. Lo tuvieron detenido durante más de un mes en la Dgcim

El articulista y docente Javier Vivas Santana fue recluido en la cárcel de El Rodeo III después de casi un mes y medio detenido en la Dirección de Contrainteligencia Militar (Dgcim), denunció su esposa en una carta publicada por el portal Aporrea.

“El día 16 de este mes, aproximadamente a las 9:20 AM recibí una llamada, por un período de más o menos tres (3) minutos… Era el Dr. Javier Vivas, para decirme que había sido trasladado desde el DGCIM–Boleíta-Norte al centro penitenciario Rodeo III, en la población de Guatire, Estado Miranda”, expuso Olys Velásquez.

Santana, explica una nota de Aporrea, “fue detenido a raíz de mensajes y fotografías relacionado con una mujer oficial de la FANB, que fueron divulgados en Twitter y que retuiteó con algunos comentarios propios. Como consecuencia fue llevado a la DGCIM en Caracas y casi mes y medio después ha sido trasladado al penal de El Rodeo III en el Estado Miranda, con acusación de “instigación al odio”. Desde entonces, su esposa y familiares, residentes en la isla de Margarita, y en medio de la cuarentena por el coronavirus, no han podido tener el debido contacto con el detenido y contribuir a proporcionarle sus medicamentos de la manera prescrita para su tratamiento”.

El columnista sufre de epilepsia crónica severa y discapacidad visual.

Velásquez pidió “a los representantes del Ejecutivo Nacional, al Ministerio Publico, al Defensor del Pueblo y a la Fiscalía General de la República Bolivariana de Venezuela, de hacer velar por el fiel cumplimiento de sus derechos humanos y civiles consagrados en la CRBV, garantizarle el suministro del medicamento que por estar recluido en el rodeo III lejos de su residencia y familiares se dificulta conseguirlos y enviarlos al sitio”.